Las últimas hora de silencio (esperemos)

Las últimas hora de silencio (esperemos)
Un atronador silencio procedente de los principales dirigentes políticos españoles ha presidido estos días esencialmente festivos del 'ferragosto': ¿dónde estaban Sánchez, Casado, Rivera, Iglesias, dónde estaban Borrell o Nadia Calviño mientras estallaba la crisis del 'Open Arms', mientras las autonomías hacían saber su miedo a quedarse sin poder pagar nóminas en diciembre, mientras los tambores de una nueva gran crisis económica sonaban, aún lejanos, mientras la amenaza del retorno del peronismo en Argentina de la mano de Fernández&Fernández aterraba a las empresas españolas?
La política ante los micrófonos, con la refrescante excepción de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que se atrevió a lanzarse contra el ministro del Interior italiano, ha quedado en manos de segundos escalones o de dirigentes periféricos: Cayetana Alvarez de Toledo, Isabel Díaz Ayuso, Ignacio Aguado. Nos han hablado de planes para Madrid, de rechazos a unirse (la plataforma proyectada por el PP 'España Suma' no ha gustado a Ciudadanos), les hemos visto en algunas fiestas populares. Pero la incertidumbre del país ante su futuro sigue. Las aprensiones ante lo que pueda ocurrir este septiembre en Cataluña se adensan. Y, ante todo esto, un silencio espeso, sin duda matizado por muchas conversaciones telefónicas secretas en busca de hilvanar acuerdos de cara a una investidura que se presenta, estando tan próxima, muy lejana.
Supongo que estamos en las últimas horas de tanta boca callada. Este lunes reaparece Pablo Casado en la ceremonia de toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid. Supongo que pronto Sánchez nos hará partícipes de sus meditaciones en Doñana (debería ofrecer una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros del viernes, pero, claro, ya sabemos que a los presidentes españoles les gustan poco las ruedas de prensa) y confío en que Pablo Iglesias nos anuncie de manera inminente qué piensa hacer de cara a la posible sesión de investidura de Sánchez el mes próximo. Porque ya solo queda un mes y cinco días para que caduque el plazo fatídico y tengamos que regresar a la casilla de salida: cuartas elecciones generales en cuatro años.
¿Recuerda usted la foto de aquella manifestación en Barcelona, van a cumplirse ahora dos años, tras los atentados yihadistas, que recordábamos este sábado, del 17 de agosto del nefasto 2017? De aquella primera fila de `notables` solo queda el Rey, ahora sometido a todo tipo de maniobras subterráneas para debilitarle. Rajoy está*¿dónde diablos está Rajoy?, Puigdemont anda de huída en huída, Junqueras y sus compañeros siguen en prisión, Cristina Cifuentes está como está... Toda una meditación. Yo diría que hoy estamos aún peor que aquel 26 de agosto de hace dos años, cuando aquella manifestación en la que tan groseramente se trató al jefe del Estado: sigue la crisis política, aunque España siga manteniendo, ya se ha visto este verano, un magnífico tono vital que hace prosperar la broma -macabra- de que sin Gobierno se vive mejor.
No quiero descartar que alguno de los líderes citados nos sorprenda con algún interesante cambio respecto de las posturas con las que se fueron de vacaciones, aunque debo confesar que lo dudo. En todo caso, no queda sino aferrarse a la débil esperanza que significa lo que nuestros representantes, a los que votamos y pagamos, tengan a bien decirnos a los ciudadanos. ¿Habrá cambiado, para bien, algo este mes de agosto y nosotros, porque nadie nos dice nada, sin enterarnos?