Presupuestos increíbles

Presupuestos increíbles

El Gobierno aprobó las cuentas para 2019 y sin ningún tipo de complejo nos asegura en ellos que va a gastar y a ingresar como si no hubiera mañana. En un escenario de menor crecimiento económico nos anuncia también que se van a crear 800.000 puestos de trabajo, aunque se disponga a subir los costes laborales y los impuestos a todo lo que se menea. Nada menos que 20.000 millones más de ingresos subiendo Sociedades, IRPF, Patrimonio, cotizaciones y diésel.
Ahora veremos si consigue sacarlos adelante en el trámite parlamentario, pero el daño que unas cuentas increíbles, irresponsables y que penalizan la inversión y el empleo ya está hecho. La desconfianza que generan por sí mismos hay que enmarcarla además en un contexto internacional de desaceleración y con muchos frentes abiertos y de incierta resolución como el Brexit o las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China. El Gobierno pasa de puntillas por todos estos escenarios, cuando la posición de España es de una gran debilidad. Los vientos de cola ya han volado, la deuda es del 100 por cien del PIB y nuestros mayores socios comerciales europeos también están en franca desaceleración. Las exportaciones ya no crecen al ritmo de estos años y veremos cómo las subidas de impuestos y cotizaciones afectan al empleo y por tanto al consumo, otra pieza clave del crecimiento económico español.
De momento, ya muchos indicadores se están dando la vuelta o se han ralentizado. El mismo empleo lo ha hecho. La subida del 22,3 por ciento del SMI parece que ya ha hecho estragos en los primeros días de enero y muchas grandes empresas han anunciado unos 14.000 despidos. También el pequeño comercio está sufriendo. Muchos han cerrado y otros lo tendrán que hacer. Pero, todo esto no parece importarle al Gobierno, sobre todo a su presidente, que sabe que su tiempo en La Moncloa se limitará a lo que tarde en convocar en elecciones.