Una inflación galopante

Una inflación galopante

El repunte de la tasa interanual del IPC en el mes de marzo ha sido debido principalmente al encarecimiento de los carburantes y la subida  de los precios de la electricidad. Todo ello con una factura de la luz que subirá en este mes abril un 4% gracias a la eficiente y eficaz gestión del actual gobierno socialista y sus socios del ala izquierda independentista. 
La economía real va bien ? Pues no ,y en nuestro Ourense peor todavía. La capacidad de consumo se ha reducido notoriamente, lo cual, sumado a la brutal presión fiscal recaudatoria, deriva en el cese de actividad e numerosos autónomos y microempresas principalmente y así lo recogen las estadísticas oficiales para quiénes quieran ojearlas. En fin, muchos y variados partidos políticos a la izquierda y derecha, pero pocas soluciones sólidas a los problemas reales de la sociedad española. En unos días se abrirá el periodo electoral más fragmentado que hemos conocido en décadas lo cual no es negativo, ni mucho menos, cuánta más pluralidad y opciones políticas a escoger mejor. Una amplia oferta política siempre da más juego ante una demanda que los ciudadanos españoles reclamamos, y ante la falta de credibilidad, ganada a golpe de corruptos y abrazafarolas, de los partidos llamados hegemónicos.
Una oferta necesaria ante la perplejidad que me acomete después de que el Congreso de los Diputados de carpetazo a la comisión de investigación de la crisis financiera en vísperas de elecciones generales. Lo hace después de que la Cámara aprobase a finales del pasado mes de febrero un dictamen en el que se arremete contra la pasividad del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Y ahí se acaba el tema y las responsabilidades, y mi pregunta es: Que conclusiones y pensamientos tendrán en estos momentos las decenas de miles de personas afectadas por la negligente venta de referentes y los cientos de miles de familias desahuciadas de sus asas, vía ejecución hipotecaria por los bancos y entidades públicas que ahora se van de rositas? Y después aún alguno se pregunta porque la llamada al voto útil produce vergüenza ajena y porque la fragmentación de las formaciones políticas es tan elevada. Pues una de las respuestas es la que acabo de dar. Así de cristalino.