Nos endeudan hasta las cejas

Nos endeudan hasta las cejas

La deuda del conjunto de las administraciones públicas aumento en 10.382 millones en el último mes hasta computar una descomunal deuda pública de 1.188 billones, situándose en el 98,2% del PIB. Esto supone
tres puntos más que el objetivo fijado para todo el 2019.
No hay más ingresos, pero si mucho más gasto público,de locos ,y por supuesto también de irresponsables. La losa económica en formato de deuda pública es tan brutal, que sea el que sea el próximo ejecutivo de la nación ,lo deja prácticamente sin margen  de maniobra económico. Y mientras esto sucede recuerdo la frase del responsable de Cáritas en mi ciudad, Ourense, en el último foro de La Región en la que nos hablaba del ,"Ourense oculto ,el que no se ve o no queremos verlo". Nos hablaba de cientos de familias ourensanas que dependen de ellos para poder pagar los recibos de la luz,el agua o poder pagar el alquiler .Nos hablaba de cientos de ourensanos que dependen del comedor social para, simplemente ,poder seguir sobreviviendo. Nos hablaba, sin florituras, de la realidad real de cómo está Ourense. Nos hablaba de una pobreza cronificada,de unas prestaciones que lo son todo para casi la mitad de las familias ourensanas. Nos hablaba de una desigualdad social apabullante que nos arrastra a las peores de las expectativas, y nosotros qué, reaccionamos de una vez?,nos levantamos de nuestra zona de confort ,o seguimos oteando las desgracias de los demás hasta que nos llegue la nuestra propia ?
Pues bien,mientras esto sucede ,y lo sufrimos ,nuestros ejemplarizantes cargos públicos políticos derrochan a manos llenas lo que no es suyo ,por eso lo hacen ,porque es dinero público ,de todos ,de nuestro particular rascacielos de impuestos ,de las muchas y variadas administraciones que vegetan en nuestro país a cuenta nuestra.
En meses como abril y mayo nos machacan a impuestos: la renta ,el IVA ,módulos ,los impuestos de circulación, en los próximas semanas, el IBI, y así,un carrusel de impuestos y más impuestos que no nos dejan ni respirar. Nos exprimen como a limones ,y lo peor y lo más sangrante es que a muchos autónomos ,pequeños empresarios y familias en general, nos empujan hacia los umbrales de pobreza sin importarles lo más mínimo. ¿Aún pensamos que podemos seguir así con esta sangrante trayectoria económica-social-demográfica? Cada cual que reflexione, porque nuestro futuro inmediato y el de nuestros hijos bien merece una profunda reflexión.