Autónomos en peligro de extinción

Autónomos en peligro de extinción

Las medidas pactadas para los PGE, entre el binomio PSOE-Podemos, son medidas lapidarias para destruir definitivamente a las actividades económicas compuestas por el colectivo de autónomos y microempresas, con o sin empleados. Y aunque la presentación de dichos PGE son solo hasta ahora una declaración de intenciones, habrá que leerse si, se aprueban y en su momento, la letra pequeña, que es la que cuenta. Y hago esta primera reflexión porque no tengan ninguna duda de que serán las comunidades autónomas españolas de Cataluña y Vascongadas, donde el riego de miles de millones de euros para que les aprueben los presupuestos, será lo que lo determine. 
Y empecemos con los datos para ponernos en situación. 
En Galicia hay 212.271 autónomos a septiembre de este año y en mi Ourense 24.195 autónomos que gerencian su propia actividad económica. Es decir, en Ourense una de cada cuatro personas que cotizan al sistema, es autónomo. Pues bien, a este autónomo al cual hablarle de, estar de baja, conciliación familiar, vacaciones, días libres, es únicamente hablarle de "privilegios" que están totalmente fuera de su alcance, simplemente porque no se los puede permitir, ya que, llegar a fin de mes con todo al día, para un autónomo, es igual a no poder permitirse ni un momento de respiro. Baste un dato: durante el año 2017, únicamente el 0,96% de los autónomos se dio de baja por enfermedad, frente al 1,95% de los trabajadores asalariados, lo que significa que los autónomos se dan de baja la mitad (y solo en casos de extrema necesidad), según el último informe elaborado por la ATA. Y conozco perfectamente estas realidades tangibles y constatables. Estoy casado con una persona que gerencia su propia actividad económica desde hace 28 años y que por supuesto es autónoma. Y lo es, en una población de menos de 3.000 habitantes, para rizar el rizo, es decir, en el interior del interior del rural de nuestra provincia y madre de nuestros tres hijos. En definitiva, una luchadora total, al igual que los otros 24.194 autónomos que le acompañan en nuestra provincia y que saben bien de lo que les hablo, y más en el ámbito rural. 
Pues bien, con esta introducción, creo que queda claro por qué se debe desvincular el SMI del decretazo de subida de cuotas a los autónomos. Y me estoy refiriendo concretamente a los autónomos que tengan salariados a su cargo y que tendrán que hacer frente a un incremento brutal en las cotizaciones. Aunque el aumento de las cotizaciones ya está asegurado para el colectivo autónomo que supere los 900€ de  ingresos mensuales, y para los que no la superan, habrá que leerse la letra pequeña de estos PGE, porque lo de cotizar por los ingresos reales, como que me suena a la misma música que tocaron, cuando nos anunciaron a bombo y platillo que por fin el colectivo autónomo tendría derecho a paro y los hechos constatan una odisea fallida para los que intentaron reclamarlo con el cese de su actividad. 
Soy el primero que defiende medidas sociales, pero no a cuenta de decirnos que nos las aplican y a la vez nos suben la presión fiscal por la tangente. Este país, y los que aquí vivimos, estamos hartos de engaños, falsas promesas, y de que todos quieren cargar sobre la clase media española toda clase de sacrificios económicos. Lo escribía en mi opinión del lunes anterior y lo reafirmo: La clase media y las pequeñas pymes ya no damos más leche para saciar la avariciosa sed de tanto parásito disfrazado de político y de tanto vividor público, disfrazado de gestor. Así de cristalino.