Un daño sin curación

Las sentencias judiciales no evitan el delito que condenan, de suerte que estando el daño hecho, a la Administración de Justicia sólo le cabe conformar el reproche de la manera que sabe, con sus penas de cárcel, sus multas, sus inhabilitaciones. La acción política, por el contrario, si bien puede abocarse o inducir...

La España del Sr. Potter

Ahora que andan los partidos con el patriotismo subido, no estaría de más que alguno reparara en que ésta nación de cuyo nombre, España, abusan en sus soflamas como si les perteneciera a cada uno de ellos en exclusiva, se va pareciendo cada día más, aceleradamente, a la España del Sr. Potter, aquél tipejo podrido de...

No hay planeta A

Nunca hubo un Planeta B, pero ya tampoco un A, cual hemos percibido al perderlo. No hay una Tierra de repuesto, ni siquiera una ñapa para ir tirando cuando la rotura es tan enorme, pero los nuevos inquilinos del mundo, los jóvenes, tal vez logren apuntalar la ruina con su entusiasmo, si es que con los años no se les...

Exhumación de una sombra

Un monumento de exaltación fascista sólo puede ser una fosa común, y en el de Cuelgamuros se encuentra, sepultada baja la abrumadora masa de piedra que los esclavos de Franco hubieron de romper, pulir y cincelar, la mayor del mundo. En las criptas de ese monumento de exaltación fascista que profana la belleza de la...

Errejón y la aritmética

Cuando los errejonistas aseguran que la irrupción de su candidatura en las próximas elecciones no divide ni resta, sino que suma, no hay que hacerles mucho caso, pues la aritmética se les da tan mal como a su líder carismático. Baste recordar que Íñigo Errejón, gran aficionado no obstante a producir imágenes y...

La vida en el barro

La vida política está en el barro, pero jirones de otras vidas, las de los afectados por las peores inundaciones registradas en siglo y medio, se han quedado en él. Un milagro, que no se dará porque ese tipo de milagros no existe, podría desembarrar a última hora la situación política, pero los ajuares, los enseres...

La pesadilla de Pedro y Pablo

La pesadilla de Pablo Iglesias es que, ni ahora ni nunca, va a ser ministro, y mucho menos, presidente del Cielo, y la de Pedro Sánchez que, por mucho que los resultados de unas nuevas elecciones pudieran serle favorables, nunca lo serían tanto como para no seguir necesitando a esa criatura que detesta con toda su...

No hay política, sí sucesos

La política se achica mientras los sucesos se desbocan. La política, reducida a un ir a elecciones que nada eligen todo el rato, apenas incide ya, aparentemente, en la vida de las personas, a menos que éstas encuentren interesantísimo que el PSOE y Podemos no puedan ni verse o que la derecha, imbuida del misterio...

La depresión de Robin Hood

En algo coinciden la derecha tripartita y Unidas Podemos, aparte de haber impedido en comandita la investidura de Sánchez: en desear ardientemente un gobierno de coalición entre el PSOE y el partido de Iglesias. En efecto; una vez más los "extremeños" se tocan, dicho sea con permiso del desventurado Muñoz Seca....

El arresto de Salvini

Es improbable que los 'carabinieri' arresten a Matteo Salvini: es su jefe. Sin embargo, motivos diríase que va habiendo para que lo hicieran, así de orden moral como legal. En tanto la propia fiscalía italiana dirime la responsabilidad penal del ministro por ciscarse en la resolución de un juez para el acogimiento...

La sed del tenor

Llama a algunos la atención que un hombre deseado y requerido por tantas mujeres, cual al parecer era el Plácido Domingo de los 80 y 90 del pasado siglo, perdiera el oremus por desear y requerir hasta el acoso a aquellas que no le deseaban ni requerían. Llama la atención, pero no debería llamarla, pues el poder, esa...

Agua de mar, moda tardía

La ingesta de agua de mar como procedimiento curativo se ha convertido en una moda, pero en una moda tardía, lo que la invalida, de entrada, como moda. Como disparate, uno más de los que nos propina la ciencia, pero en éste caso particular la pseudociencia, no queda invalidada en absoluto, sino antes al contrario....

La mafia okupa

Nada es lo que era, y los okupas tampoco. Hace años, asistidos por el derecho que otorga la necesidad, bien de un techo bajo el que guarecerse de las inclemencias o de un local donde desarrollar las actividades sociales y culturales que la Administración desatendía o despreciaba, las personas carenciadas renuentes a...

La tienda de armas de la esquina

Se puede odiar algo y no acribillar a tiros al objeto detestado, pero si uno es un imbécil, o un miserable, que además hoza con gusto en el albañal de la ignorancia y tiene un jefe, un guía demenciado, que le jalea, entonces las posibilidades de que uno se compre el arma de fuego más mortífera del mercado y vomite...

¿Dinamita?

Si el PSOE podría respirar relativamente tranquilo ante la perspectiva de nuevas elecciones, no sería tanto por la intención de voto que le adjudica el entusiasta CIS de Tezanos como por las nuevas plantillas dirigentes de sus adversarios de la derecha, de las que sobresalen un De Quintos en el caso de Ciudadanos y...

La banda de Rivera

Siendo en 1933 presidente del gobierno, don Manuel Azaña anotó el 17 de febrero en su diario una reflexión bien amarga: "Es difícil gobernar en España, donde el número de personas inteligentes es muy reducido". Se refería, ofuscado, a las arteras maniobras obstruccionistas que su gobierno de conjunción...

Cuando el gobierno sea viejo

Aún no se sabe si PSOE y Podemos acordarán finalmente un gobierno, pero ya anda más de un analista y más de un politólogo aplicándole al ejecutivo nonato el majadero filtro de moda para ver cómo será de viejo, lo cual, por cierto, podría suceder, si la sensatez política no lo remedia, antes de tiempo.
En realidad, todos nos hacemos viejos antes de tiempo, pues la vida, que es muy larga, dura, en cambio, muy poco, pero, incluso así, hay gente, millones y millones de criaturas humanas al parecer, que no quieren esperar eso poco que dura y se entregan al pueril truco de la FaceApp que les muestra un remedo del declive de sus rostros que más parece el maquillaje cutre de un película de serie B o C. Los analistas y politólogos que creen saber cómo se le quedará la cara al posible gobierno de coalición en unos meses (un gobierno se hace viejo en unos meses), padecen una idéntica y estéril ansiedad.
Que la FaceApp haya petado como lo está haciendo sólo se explica sumergiéndonos en las profundidades de la estupidez de los tiempos que corren: cualquier persona medianamente despejada sabe que para conocer la verdadera cara que tendrá de viejo, si es que tiene la suerte de llegar a ese estadio, no necesita más que esperarse un poco y, entonces, mirarse en un espejo. Ese rostro en nada se parecerá al que le muestra la FaceApp para robarle los datos, la filiación, la cara y el alma, pues, sobre conservar intactas las matas de pelo y las dentaduras, no registra porque no puede las cicatrices que en el rostro la vida va dejando, esos surcos que contienen el relato cabal de la biografía.
El abracadabrante gobierno PSOE-Podemos, que sin duda necesitará para rular y no fastidiar mucho a los españoles (los gobiernos suelen fastidiar más que otra cosa) un poco o un mucho de magia, no es que sea joven, sino que no ha nacido todavía, pero ya hay una porción de gente que le augura de viejo una faz torva, siniestra, salpicada de bubas, chancros y demás purulencias. Tal funciona la FaceApp que la derechas renuentes a impedir el protagonismo de los separatistas en la vida de ese gobierno, de la legislatura, han puesto a funcionar ya como, por lo demás, era enteramente previsible.
Uno ya sabe cómo será, de viejo, su cara, por mucho que procure evitar los espejos, pero no sabe, y los agoreros tampoco, cómo será la de éste gobierno que ni siquiera ha nacido. Uno, eso sí, le desea buena vida, siquiera sea para que no nos la de mala.

Los inscritos y sus jefes

A los inscritos de Podemos se les exige tener respuestas para todo: lo mismo se les pregunta qué les parece que los jefes del partido se compren un chalet de más de cien millones de pesetas, que su opinión sobre la renuencia de Sánchez a nombrar ministros a sus jefes. Mucho preguntar al inscrito, pero, como se ve,...

El hombre que quería ser ministro

Se puede entender, no sin algún esfuerzo, que alguien quiera ser ministro, pero cuesta más asimilar que alguien quiera ser únicamente ministro, es decir, o ministro, o nada. Tal parece ser el caso del ciudadano Pablo Iglesias Turrión, que de revolucionario asaltacielos ha devenido en obseso de una cosa tan formal,...

Subirse el sueldo

Por la misma razón que el pan integral debe ser pan integral, esto es, acreditar en su elaboración el uso exclusivo de trigo molido con su cáscara y sus cosas, así un candidato a ostentar un cargo público debería, para ser cabalmente lo que un servidor público debe ser, comprometerse ante notario a que lo primero...