Opinión

MOTIVOS AJENOS Y PROPIOS

La gravedad de la situación por la que atraviesa el sector de la construcción naval se ha erigido como una de los principales factores de una crisis profunda que afecta con singular dureza a Vigo y toda su zona de influencia. La ciudad ha dependido muy estrechamente del trabajo de sus astilleros, y esta tarea, que contribuyó de modo específico a consolidar durante años la salud económica y social de la Galicia costera, se enfrenta hoy a profundas carencias que originan este panorama alarmante en el día a día de una amplia superficie del sur gallego al que los astilleros han servido de sustento durante centurias.


Pero si bien es cierto que los factores externos han influido de un modo profundo en la paulatina pérdida de presencia de una industria muy representativa y crucial para los intereses comerciales y económicos de esta Galicia litoral, un análisis más pormenorizado y juicioso del problema interpreta que no sólo los agentes exteriores han intervenido en el desastre sino que hay motivos de índole interno capaces de generar el drama. Primero fueron algunos accionistas, y ahora es la patronal del sector quien reflexiona sobre el papel desempeñado por cada cual en el conflicto, y sospecha que ciertos aspectos de la gestión empresarial de los astilleros no se ha afrontado correctamente. Por ello también, y por primera vez, Asime cuestiona el papel desempeñado por los directivos y propone que se estudie su aportación para determinar la conveniencia de su continuidad, sobre todo, en los casos más graves.


La patronal metalúrgica propone, por tanto, un ejercicio justo que hay que aplicar. Es cierto que al sector le han faltado ayudas, pero quizá las cosas pudieron hacerse también mejor desde dentro. Y esa cuestión de índole interno esta todavía por catalogar.

Te puede interesar