Opinión

El BGN decide por todo Vigo

El alcalde volvió ayer a su discurso sobre que el BNG es su socio estratégico y que tendría que estar gobernando la ciudad a su lado. Nos olvidamos por tanto de la 'pinza' PP-BNG, señalada por los concejales socialistas, y regresamos a la amistad con los nacionalistas.

Lo hace por una razón: su situación política actual es incomprensible -solo contra todo y sin apoyos- y apenas tiene sustento legal más que como una patología del sistema electoral. Abel Caballero no estuvo al frente de la lista más votada en las elecciones de mayo y tampoco consiguió una mayoría absoluta alternativa más que en la investidura.

Por eso el interés absoluto de Caballero en aprobar el presupuesto, cualquier presupuesto, incluso con los recortes que quiera el BNG, porque necesita un plus de legitimidad para no convertirse en un okupa de la Alcaldía.

Si el Bloque aprueba las cuentas, el alcalde no se cansará de repetir que cuenta con una mayoría que le sustenta, visible en su toma de posesión y en la aprobación de las cuentas, que son las dos votaciones que de verdad importan en el pleno. Y aunque tenga que aceptar una fuerte disminución de las partidas para más aceras, el alcalde encontrará fondos mediante la prórroga de las concesionarias. Ya lo hizo con Aqualia y lo repetirá con Vitrasa y seguramente con el Auditorio. Al tiempo

Caballero necesita refrendar su legitimidad y el BNG tiene en su mano negársela. Haría un favor a Vigo y a sí mismo, pero es pedir demasiado.

Te puede interesar