Imprimir

Insidias contra Sánchez

Antonio Casado |

Atlántico | 09 de abril de 2019

Sostengo que las pedradas contra el Gobierno por claudicación ante el separatismo catalán son difamatorias. Eso no deroga el hecho de su fácil penetración en una opinión pública muy sensible ante la desidia del poder central frente a las bravatas de Puigdemont, Torra y compañía.
El domingo pasado en Zaragoza Pedro Sánchez volvió a salir al paso de esas acusaciones que lo presentan como un "traidor" a España y la Constitución por su acercamiento a quienes pretenden desconectarse de España. "No es no", dijo como resumen de su posición ante la demanda de un referéndum pactado para que los catalanes decidan sobre su futuro.
Por si las dudas: "No habrá referéndum en Cataluña". Además, inequívoca adhesión a la legalidad vigente. Con una frase de doble destinatario: nacionalistas catalanes y jacobinismo derechista de Vox: "Nosotros vamos a defender con uñas y dientes el Estado de las autonomías".
Es su respuesta a una insidiosa ofensiva insidiosa de la derecha. Se le acusa de rendirse al separatismo cuando lo cierto es que rompió con él por rechazar exigencias que desbordan el marco constitucional. El alineamiento de Cs, PP y Vox es palmario, con inaceptables acusaciones a Sánchez de "traidor a España". En declaraciones a El Confidencial el domingo pasado Sánchez se reafirmaba en su voluntad de hablar con todos dentro de la legalidad, advirtiendo de que "cualquier formación política que pida a al PSOE transgredir la Constitución sabe que va contar con el no del secretario general".
No parece que estemos ante un peligroso enemigo de la Carta Magna. Sin embargo, cinco minutos después, Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, en un acto de precampaña en Las Rozas (Madrid), insistía: "la opción de Pedro Sánchez es volver a pactar con Podemos, ERC, PDeCAT y Bildu".
Hay mala fe en esas palabras. Primero, porque sabe Rivera que el PSOE no puede ir más allá de lo que va el Estado de Derecho en la deslegitimación de un partido. Y segundo, porque si se diera ese indeseable escenario (pacto del PSOE con fuerzas de aversión declarada a la legalidad vigente), Cs no tendría fuerza moral para reprobarlo tras su incomprensible veto al PSOE como eventual socio de gobierno.
"Con un Gobierno del PSOE nunca se producirá la independencia de Cataluña", dijo Sánchez tras la reciente manifestación del independentismo en Madrid. Claridad y contundencia: "Los socialistas nunca permitirán la secesión de Cataluña". Y por enésima vez: "Dentro de la Constitución, todo. Fuera de la Constitución, nada".
Últimamente, con unos destinatarios muy especiales: los votantes socialistas entre los que ha llegado a calar la sospecha de un PSOE condescendiente con los enemigos del Estado.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/antonio-casado/insidias-contra-sanchez/20190408192025701294.html


© 2019 Atlántico

© Rías Baixas Comunicación, S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons