Imprimir

Los gallegos asesinados en Sri Lanka serán enterrados juntos

agencias | 26 de abril de 2019

Homenaje en la ciudad danesa de Stavtrup a los tres hijos del magnate Anders Holch Polvsen.
Homenaje en la ciudad danesa de Stavtrup a los tres hijos del magnate Anders Holch Polvsen.

La parroquial de San Xulián de Pontecesures acogera el funeral previo a la inhumación en el cementerio

 Los jóvenes gallegos María González Vicente y Alberto Chaves, fallecidos en uno de los atentados que el pasado domingo afectaron a Sri Lanka, serán enterrados juntos mañana sábado en la localidad pontevedresa de Pontecesures. Así lo confirmaron fuentes municipales, que se mantienen en contacto con las familias de la joven pareja y que esperan que la repatriación de los cuerpos comience en las próximas horas.


En concreto, y aunque inicialmente se había planteado un plazo más dilatado, fuentes oficiales indicaron que estaba previsto que los cadáveres de los jóvenes saliesen de Sri Lanka en la noche de ayer y que lleguen a España durante la mañana de hoy. 


Posteriormente, ambos serán trasladados hasta Galicia, donde serán velados juntos por deseo de sus familias. El tanatorio de Iria Flavia, en la vecina localidad de Padrón, espera abrir la capilla ardiente en la tarde de hoy.
En todo caso, y teniendo en cuenta que puedan producirse retrasos, está previsto que ambos jóvenes sean enterrados en el cementerio de Pontecesures en la tarde del sábado. Aunque Alberto Chaves era originario del municipio coruñés de Rianxo, había establecido su domicilio en España en Pontecesures, de donde era María González, y donde está previsto que descansen los dos.


Los restos mortales de la pareja saldrán en torno a las 18,00 horas del sábado desde el tanatorio de Iria Flavia hasta la Iglesia de San Xulián de Pontecesures, donde, a las 18,30 horas, habrá una misa funeral en su memoria, que presidirá el arzobispo de Santiago, Julián Barrio.

oficios religiosos suspendidos
Mientras tanto, la preocupación por nuevos atentados o brotes de violencia dejó en el aire los rezos colectivos de cristianos y musulmanes en Sri Lanka, en una jornada marcada por la dimisión del secretario de Defensa, Hemasiri Fernando, por no evitar los atentados que dejaron 253 muertos según el último balance. Las misas del domingo no fueron anuladas por completo en la nación asiática, en la que los cristianos representan un 7,4 % de la población, pero las autoridades religiosas dejaron la puerta abierta a los curas locales para suspender los oficios. "He dado instrucciones a mis curas para que puedan decidir sobre las misas del domingo" a partir de este próximo, anunció ayer el arzobispo de Sri Lanka, Malcolm Ranjith.
Menos de una semana después de los atentados a tres iglesias y tres hoteles de lujo, atribuidos por las autoridades a un grupo islamista local y reivindicados por el Estado Islámico (EI), el arzobispo decidió igualmente dar libertad a los creyentes para no acudir a los oficios. "Vamos a permitiros decidir si acudís a la misa del domingo o no, y si decidís no tomar riesgos podéis quedaros en casa y rezar, estamos organizando misas en televisión y en la radio", dijo.
La jornada estuvo también marcada por la reducción del balance oficial de muertos en el atentado, que pasó de 359 a 253. El director del departamento de comunicación del Ministerio de la Salud, Prasanna Adikari, afirmó que el anterior recuento fue corregido "siguiendo el complicado proceso de contabilizar los cadáveres en la morgue de Colombo". n

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/galicia/gallegos-asesinados-sri-lanka-seran-enterrados-juntos/20190426002701704512.html


© 2019 Atlántico

© Rías Baixas Comunicación, S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons