Imprimir

La Fiscalía italiana investiga por secuestro al "Open Arms"

agencias | 17 de agosto de 2019

Desembarco de cuatro inmigrantes desde el
Desembarco de cuatro inmigrantes desde el "Open Arms" para recibir tratamiento médico.
El ministro de Interior Salvini se mantiene firme en no permitir que desembaque a los inmigrantes

La Fiscalía italiana abrió ayer  una investigación por secuestro de personas en el barco de la ONG española "Open Arms", que espera con 134 migrantes a bordo frente a las costas de Lampedusa a que se le autorice el desembarco, y por el momento no va dirigida contra nadie en concreto.  Fue la fiscalía de la ciudad de Agrigento, en Sicilia (sur), la que abrió esta investigación, después de recibir una declaración formal los abogados de Open Arms, informan los medios locales. En los últimos días, también abrió otra con la hipótesis de delito de incitación a la inmigración ilegal, que sigue en curso.
Precisamente fue esa misma fiscalía la que abrió una investigación en agosto de 2018 contra el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, por los delitos de secuestro, arresto ilegal y abuso de poder después de haber retenido durante cinco días a más de un centenar de inmigrantes en Catania. 
Durante la jornada, la ONG española instaba a la Fiscalía para que actúe y haga cumplir la resolución judicial de un tribunal italiano que tumbó el decreto que impedía al "Open Arms" entrar en aguas italianas.
En un vídeo colgado en el perfil de la entidad, el fundador de la organización humanitaria, Òscar Camps, advertía de que desobedecer una resolución judicial "es estar cometiendo un delito, como la prevaricación".
"Hemos instado a la Fiscalía para que actúe y haga cumplir esta orden judicial" ante la situación de desamparo y desatención de la embarcación, ante la costa de Lampedusa (Italia) con 134 migrantes a bordo.

situación crítica
Camps dijo que la situación en el barco es crítica y que el equipo de psicólogos ha subrayado que es necesaria una evacuación global, lo que "va en la línea" de la resolución judicial dictada por un tribunal italiano que ve que los migrantes están en situación de necesidad extrema.
El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, insistía este mismo viernes en su negativa a permitir el desembarco de los migrantes y refugiados a bordo del "Open Arms". "¿Reapertura de puertos? ¡No en mi nombre!", proclamaba el líder de la Liga en Twitter.
Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, David Maria Sassoli, ha pedido al Gobierno italiano que comprenda la "gravedad" y la "urgencia humanitaria" que existe y, en consecuencia, permita el desembarco en su territorio de los migrantes que todavía se encuentran en el barco.
Es la segunda vez que Sassoli se pronuncia sobre el caso del "Open Arms" en los últimos días. En la primera ocasión envió una carta al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pidiendo "ayuda urgente" y una "distribución justa" de las personas a bordo.
La Comisión Europea todavía no ha respondido a esta misiva del italiano y fuentes comunitarias aseguran que lo hará en los próximos días, pero rebajan su contenido afirmando que se limitará a recordar todo lo que Bruselas ha subrayado sobre este asunto durante las últimas dos semanas.
La Fiscalía podría intervenir si entiende que la situación amenaza con complicarse o percibe que se comete un delito al no aplicar la resolución judicial que autorizó la entrada del "Open Arms" en aguas italianas, según el diario "La Repubblica".

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/mundo/fiscalia-italiana-investiga-secuestro-open-arms/20190817004622725111.html


© 2019 Atlántico

© Rías Baixas Comunicación, S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons