Imprimir

El central estaba en Chapela

borja refojos. VIGO | 11 de marzo de 2019

Tras años de dudas y cesiones, David Costas demostró ayer que es más que válido para el Celta.
Tras años de dudas y cesiones, David Costas demostró ayer que es más que válido para el Celta.

Si en los últimos tiempos ha habido un puesto en entredicho en el Celta, ese ha sido el de defensa central. Prácticamente todos los futbolistas que han actuado en esa posición han sido objeto de críticas.

Y ha habido muchos, de muchas procedencias distintas. David Costas no ha sido ajeno a esta situación, con una gran diferencia: que muy pocas veces enlazó varios partidos seguidos. Seguramente por ello, y porque a veces parece que a los canteranos se les pide más, tiene tanto mérito lo que está haciendo el chapeleiro. No ayer, sino en toda la temporada. El desplome céltico coincidió con la baja de Aspas, sí, pero también con la del central.
Ayer ofreció un compendio de todas sus virtudes. Rapidez en espacios cortos, anticipación e inteligencia para llegar a los cortes y a las coberturas. No pasó apuros para sujetar a Jesé y estuvo siempre en disposición de ayudar a Juncá cuando perdía sus batallas con Joaquín o con Canales. 
Y todo ello en situaciones de clara inferioridad, en las que Canales y Lo Celso ganaban la espalda a Okay y Lobotka y encaraban en carrera a la línea defensiva. Solventó muy bien la papeleta junto a Araujo en la vuelta al sistema de dos centrales, que parece que será para quedarse. Tras mucho buscar, resulta que el central estaba en Chapela.n

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/deporte-local/central-estaba-chapela/20190311000234695981.html


© 2019 Atlántico

© Rías Baixas Comunicación, S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons