Imprimir

¿Alquileres para todos? Pues no

Benito Iglesias |

Atlántico | 05 de mayo de 2019

El crecimiento de la vivienda vacacional y la desconfianza de los propietarios con la nueva ley de alquiler, deja la oferta de alquiler en mínimos y con un panorama en las grandes ciudades gallegas preocupante .
Los alquileres son inasumibles cada vez más para un segmento más amplio de la población y focalizando el problema en los jóvenes de menos de 35 años y las familias con ingresos inferiores a los 18.000 euros.
Llevo en los últimos tiempos advirtiendo de las tensiones del mercado en alquiler sobre todo en las ciudades de Vigo, A Coruña, Ourense y Santiago. En está última la oferta de vivienda vacacional ya triplica la oferta de vivienda en alquiler en el circuito de comercialización tradicional. Con los últimos datos del sector inmobiliario gallego, vemos cómo solo hay 4.500 viviendas en alquiler en las cuatro provincias gallegas. Lo cual significa un reducción de más de un 45% en la comparativa interanual. En Galicia ni ha habido, ni hay , planificación de la vivienda en alquiler ,ni por parte de la administración autonómica, ni desde las administraciones locales. Y ese es un problema que aún a día de hoy siguen sin resolver, perjudicando así a decenas de miles de familias en nuestra comunidad que necesitan de una vivienda en arrendamiento, y con un coste que no cercione drásticamente su capacidad real de gastos .
Siempre he sido cristalino en este posicionamiento, tiene que haber un mercado único de vivienda y reducir el enorme exceso de regulación burocrático, que solo crea inseguridad jurídica y desigualdad. No ha habido flexibilidad ante los cambios sociales, y los jóvenes y las familias con rentas bajas lo saben perfectamente. Hay que sacar lo antes posible suelo para que se adecúe a la demanda. Debemos aumentar la cantidad de suelo urbanizable para abaratar los precios y hay que poner suelo y vivienda al alcance de todos, con una nueva ley que de seguridad jurídica urbanística. Para ello debe haber, de forma inmediata, vivienda social para personas vulnerables y con un ratio de ingresos de menos de 24.000 € anuales. Urge un parque de vivienda social, como en el resto de Europa, con colaboración público-privada, pero dejando que la vivienda libre se regule por sí misma, sin intervencionismos.
Todo ello con una vivienda en alquiler con incentivos, ayudas y medidas tributarias para favorecer al mercado de la vivienda para todas las edades. Los propietarios deben tener seguridad jurídica e incentivos fiscales por estos alquileres, en especial para el segmento más débil, el de los jóvenes que quieren y no pueden emanciparse. Y siempre defenderé lo mismo, aplicar bajadas en el IVA para equipararlo con la vivienda usada y a la vez potenciar la vivienda en alquiler.
En definitiva,soluciones a los problemas reales del día a día.Justo lo contrario,de los hechos acontecidos en la semana anterior por   el ayuntamiento de Ourense, al derivar ,con una muy cuestionable decisión , la casi segura judicialización ,otra vez más ,del plan de urbanismo. Y recordando 
que ya con la anulación del plan de urbanismo del 2003, la ciudad cayo a un pozo en el que ya llevamos inmersos 15 años. Y con esta errónea aprobación provisional, lo único que han hecho es sellar este pozo por 15 años más. Una aprobación sin transparencia, y  sin exponerla públicamente a los ourensanos,y que únicamente va ahuyentar cualquier inversión foranea por la nula seguridad jurídica urbanística a la que someten nuevamente a nuestra ciudad. Pero que país el nuestro, en el que los Lazarillos de Tormes se nos reproducen hasta el infinito.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/benito-iglesias/alquileres-todos-pues/20190505192933706529.html


© 2019 Atlántico

© Rías Baixas Comunicación, S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons