Portada

La ingeniería social bolivariana ya llegó para quedarse

Cartas al director

La ingeniería social bolivariana ya llegó para quedarse

 Quienes tengan dudas al respecto deberán revisar cuidadosamente la trayectoria que tratan de imponernos hoy quienes componen el actual gobierno, que intenta llevarse por delante nuestro sistema democrático y a todo el pueblo español, con sus valores  y costumbres, para sumirnos en una miseria espantosa y administrada vulgarmente por comunistas  resentidos y con una tarjeta de racionamiento al estilo cubano. Amanecerá y veremos, amigo.
No estará lejos el día que los jubilados de España vivan el drama que hoy padecen los de Venezuela y jubilados del IVSS. Los que hoy viven los últimos años de su vida retornados a su tierra natal, y abandonados  a su suerte, al no pagarles la misma aquí en España, como regularmente le enviaban hasta diciembre 2015 y es su único sustento. Son más de diez mil españoles emigrantes retornados hoy a su patria, en su gran mayoría allí perdieron todo, menos la vida. Mientras el Gobierno español, nada hace por ellos y los dejan morir, como perros callejeros. 
Mientras tanto, los que están invadiendo ilegalmente nuestro país, gozan de privilegios, subvenciones y ayudas obscenas que ya tienen alarmado a todo el país. Quién no recuerda aquí la contribución de nuestros valientes emigrantes, al mejoramiento y progreso de sus familias y pueblos. Hoy los que ellos camuflan de emigrantes, ya están creando conflictos   sociales, aberrantes y desgraciados. Lo más triste es observar hoy el silencio inducido en toda la sociedad por algunos medios de comunicación y el propio Gobierno. ¿Qué buscan ocultando sus fechorías y la nacionalidad? A sabiendo que son hoy el caldo de cultivo, para la descomposición social en ciernes y la agenda secreta de esta robo-lución bolivariana que impulsan Sánchez, Iglesias y sus socios los separatistas aquí hoy en España.
Este cambalache político traerá sus consecuencias peligrosas y dañinas para la convivencia ciudadana y muy pronto lo veremos. La misma que ya hoy estamos empezando a sufrir, sus desmanes delictivos como la okupación ilegal y la violencia social en todas sus facetas delictivas. Mientras tanto este Gobierno les está dando carta de naturalidad y buena conducta a sus mafias y ONGs de tapadillo, para su trabajo de invasión ideológica con fines perversos. Señores, esta es una réplica de lo propiciado por los Adecos socialistas venezolanos los años ochenta, con Carlos Andrés Pérez a la cabeza, ensayando allí este camuflaje perverso. Sus consecuencias fueron fatales, e iniciadas con  los saqueos generalizados del 89, que marcarían un antes y un después para el país y la sana y legal emigración en aquel entrañable país. La llegada, los años cincuenta, sesenta que fueron los artífices principales del progreso e integración democrática, económica y social del país, la descomposición social, la capitanearon los forajidos, sus mafias y ONGs de tapadillo que las financiaban y controlaban hoy son la infantería de ocupación del actual gobierno y que Maduro controla e intenta exportar a España.
Esta copia al carbón no tiene desperdicio y solo busca la rendición incondicional de quienes hicieron de la responsabilidad y sacrificios su "modus vivendi" para alcanzar el progreso. Lo que detestan los progresistas de salón con su carga comunista, ancha y larga, incluyéndole el trágalo. Ellos dicen que son progresistas, pero arremeten contra ello. Mañana, tarde y noche, así exhiben cínicamente sus contradicciones mas palmarias y algunos hasta se lo creen. Qué tristeza cuando  valores y principios son maltratados y despreciados con un silencio cómplice acompañado del divide y reinarás. Ante el desbarajuste político hoy reinante aquí en España, con este Gobierno actual, al depender de separatistas, terrorista y comunistas resentidos y llenos de odio y venganza. ¿Qué podemos esperar los españoles que todavía conservamos intactos valores y principios básicos, para defender nuestra nación de las garras de estos vende-patrias, comunistas? Quienes los combatieron ayer, nos dejaron de herencia a conservar un país en marcha hacia la prosperidad y el progreso democrático. Es lo que  hoy obligados estamos a defender a toda costa, precisamente lo que ignoran e intentan hoy dinamitar y destruir, exigiéndonos cínicamente silencio y complicidad. Será que nos toman por tontos o indolentes olvidadizos de su tenebroso pasado. Y tú sigue ciego tu camino, con permiso de mi apreciado Arcadi Espada.