Portada

Galicia fue, es y lo seguirá siendo un feudo conservador

Cartas al director

Galicia fue, es y lo seguirá siendo un feudo conservador

Son hechos reales que tal afirmación avalan, y sus hijos la certifican con su voto, cada cuatro años, sin olvidarse de quién, o quienes con su valioso aporte, ayudaron a la consolidación democrática de toda España, lo que hoy con orgullo todos disfrutamos, luego de aquella valiosa transición del 78. Así hoy podemos valorar sin sobresaltos, lo que aportó a todo aquello D. Manuel Fraga Iribarne, el fundador de Alianza Popular, que muy pronto transformaría en Partido Popular. Su amor por Galicia, su fe cristiana y el servicio a su tierra y a España, propiciaron aquella derecha española, conservadora que le transmitió a todos sus seguidores, por todo el territorio nacional y contagio a buena parte de quienes, por aquellos años, formábamos parte de la Galicia emigrante por el mundo. Sus errores, u equivocaciones fueron ínfimos. Y fueron superados con creces por sus aciertos que lo convirtieron en referente de la Derecha española. Tal vez estos últimos, no tuvieron el necesario respaldo y la continuidad necesaria para defenderlos en la calle, lo que por obligación y deber solidario le correspondía. Así llegamos a esta disyuntiva de hoy, donde se pretende esconder las siglas PP. En esta campaña electoral, y uno debe preguntarse ¿qué se pretende conseguir con esta inexplicable aptitud, displicente y humillante par nuestra gente y el propio PP en particular?
Si de verdad queremos rescatar el PP de sus peligrosas andanzas que nos llevaron a esta encrucijada. Ese no es el mejor camino, salvo que, estemos jugando a la ruleta rusa de la política, a que la culpa de todo lo sucedido, no es del Partido, si no de los dirigentes de turno que, optaron por complacer y apoyar las aberraciones del adversario. Vieron para otro lado y consintieron los desmanes y corruptelas de sus propios lacayos para llevar el partido a esta situación difícil. Ayudar a la rectificación y regeneración del mismo, emprendida por Pablo Casado y su equipo, parece no estar en sus planes, y contagiados de complejos y prejuicios inducidos por nuestros adversarios políticos. Tratan de distanciarse escondiendo nuestras siglas en esta campaña electoral de Galicia. Ello le hacen un flaco favor a su PP y a quienes ven en la regeneración del mismo, una ventana abierto a la esperanza conciliadora. Lo que choca frontalmente con sus versos sueltos al servicio de nuestros adversarios políticos, todos ellos hoy, aliados en la sombra de quienes ya confunden el advesario con el enemigo. Don, en realidad, los dinamiteros de  los puentes que la democracia construyó para su normal y natural desarrollo institucional. Este camuflaje escondido por algunos medios de comunicación, hoy al servicio del mejor postor y capitaneados por el PSOE y sus bandas de separatistas, disfrutan un mundo con esa lamentable decisión, que trata de un arrinconamiento subversivo al PP. Así una parte muy importante de su electorado, se alejó del mismo, humillado y avergonzado ante aquel festín de corruptelas, y buscaron refugio político en Cs y VOX. Ellos no están dispuestos a comulgar con ruedas de molino y tampoco al uso y abuso, de esconder las siglas de su partido para fines personalistas y perversos que pueden darnos un susto mas y tener que remangarse para aceptar la ayuda de VOX, luego de las elecciones venideras.
Tratar con desprecio y soberbia a quienes nunca renunciaron a la derecha y siguen fieles al PP que fundó D. Manuel Fraga y nos entregó como herencia a conservar y multiplicar así hoy denunciamos públicamente este atropello manipulador, que solo contenta a los enemigos jurados del PP y favorece a VOX, la única referencia hoy del pensamiento conservador de derechas y que una parte del PP intenta ridiculizar y obstruir su retorno a casa. VOX puede dar un susto en Galicia en estas venideras elecciones. Y poner a Feijóo, a no conciliar el sueño como le sucedió a P. Sánchez con su amigo Iglesias. El cierre sospechoso de muchas casas del PP por toda Galicia, es un mal presagio y un aviso a navegante. Ello pone al descubierto el malestar reinante de muchos votantes, despreciados y abandonados en muchos municipios y Moaña es uno más de ellos.
El sueño de nuestro fundador D. Manuel Fraga, era una España dueña de su destino, alguno hoy en su PP sueña con que  los alaben y entrevisten en la Sexta y sus múltiples cómplices de viaje a ningures, pretenden convertir el PP en un accesorio mas para llegar sin explicar el para qué y con quién. Luego ya veremos que pasa y pasará si no existe quien ponga orden en este gallinero y buscando un "gallo pataruco",  y tu sigue ciego tu camino, como repite insistentemente mi apreciado Arcadi Espada.