Portada

La derecha hoy y su giro copernicano, según la teoría de Kant

Cartas al director

La derecha hoy y su giro copernicano, según la teoría de Kant

Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes, cuanto con más frecuencia y aplicación se ocupa de ellas: el cielo estrellado, sobre mí y la ley moral dentro de mí. Ambas cosas, no he de buscarlas fuera de mi horizonte y limitarme a conjeturas, como si estuvieran envueltas en tinieblas o se hallaran en lo trascendente, las veo ante mí y las enlazo directamente con la conciencia de mi existencia: Immanuel Kant en "Crítica de la razón práctica".
Su base ética la describe muy razonablemente en su ¿dónde brotan los deseos? para rebatir a los pensadores escépticos y no filósofos, que se oponían a su tesis de que la facultad de querer o desear, no es racional. Kant sí lo creía y lo defendió con todos sus recursos intelectuales. Tal vez esté aquí lo que le falta a la derecha española de actualidad. Su situación es muy delicada, por la contaminación izquierdista que la tomó por asalto, aprovechando sus complejos y cobardías habituales. Para venderle una mercancía averiada y peligrosa para su existencia como un partido de derechas y democrático, sin apelativos de conveniencia. Hace años que cayó en sus trampa-jaula del trágalo, compartiendo mantel, mesa y cama con un concubinato ramplón que hoy hace aguas por los cuatro costados y son algunos en el PP los que avalan esta inédita situación, y siguen apostando por lo mismo y olvidando de una forma cínica y humillante, todos las traiciones vividas los últimos años y auspiciadas por los socialistas y sus compañeros de viaje a ningures. Mientras, la dirección del partido veía para otro lado, ante las desviaciones éticas y morales que su partido vivía.
La llegada de Pablo Casado abrió una esperanza visible y contagiosa, en esa derecha sin edulcorantes de conveniencia y hoy abandonada y traicionada, pero ello duro muy duro, los enemigos internos y externos se ocuparon de ello, al negarse de forma rotunda y alcahueta a la recuperación indispensable de una regeneración ética y moral que necesite urgentemente el PP. Así observamos y vivimos hoy las presiones indebidas de los mismos versos sueltos de ayer y sus compañeros de viaje, incluyendo ese centro mágico y moderado, yo los catalogaría de guarida de mercenarios al servicio de su fin destructivo, intentando regresarnos de nuevo a sus andanzas, o concubinatos obscenos. A todas estas están jugando a dos bandas, presionando a la nueva dirección del PP y atacando sin piedad a VOX. Este último fue el reducto o refugio que consiguieron quienes, con su mochila de derechas y llenos de vergüenza y desprecios se alejaron del partido momentáneamente. Y hoy observan llenos de y tristeza como su partido se aleja de la realidad y los desprecio una vez más. Para seguir haciéndole el juego a sus adversarios y convertidos en enemigos. El legado de nuestros fundadores lo escondieron para ofrecernos, este novedoso paripé que nos conducirá a una tragedia.
Castelao decía: Irmáns, fuxide sempre dos parvos. No vos arrimedes a eles, porque poden roubarche algo da tua razón. E· si algún parvo chega a ser autoridades, non mostredes asombro, porque son cousas do sistema que oxe combatimos a dos tempos que nos toca vivir. O combatimos esta pandemia política de actualidad, o sucumbiremos a sus macabros deseos. No hay otra, amigo.
Voltaire decía: Yo odio lo que vd. dice, pero más me irritaría, que no pudiera decirlo.
 

TRanquilidad

Un   término lingüístico al que nuestros “amados” gobernantes dan un nuevo significado. Definieron inicialmente (ellos o sus predecesores de la…
chevron_right