IN MEMORIAN DE JERÓNIMO RIERA BESADA

IN MEMORIAN DE JERÓNIMO RIERA BESADA
Días pasados fallecía mi primo Chito, el mayor de la saga de los Riera Besada.
Chito, que en su juventud le gustaba la música, prueba de ello es  que acudía al Conservatorio en donde estudiaba con su instrumento predilecto, el violín, y en donde hizo sus primeros pinitos como concertista. Pero como  no podía seguir con esa profesión, se metió de cabeza en la hostelería, donde su madre, mi tía Loliña, estaba en lo más alto de la cocina gallega.
El restaurante Cíes, a los pies de la playa de Canido. El Cíes fue una referencia para el buen comer. Bodas, comidas, cenas de empresas, etc.
Muchos fueron los clientes que visitaron el restaurante Cíes, políticos, y el mítico Julio Iglesias, así como los muchos profesionales de las diferentes clases sociales.
Su madre, la tía Lola, les inculcó a los tres hermanos, en especial a Chito y Fito, mientras que Manolito se fue por la náutica todo el saber que ella había aprendido antaño en la fonda y bar en A Ramallosa, Besada de su madre Marcelina, mi abuela.
Qué voy a decir de Chito, un hostelero de raza y que además contribuyó a modernizar el sector. Carmiña, su difunda esposa; Fito, con su mujer contribuyeron a ello para ser más grande aquello que habían heredado por parte de sus abuelos y padres por parte paterna, y como no podía ser formaron un tandem Riera-Besada, que hizo del Restaurante Cíes de Canido una referenciadel buen comer. Chito ocupó cargos como vicepresidente dde la asociación dos amigos da Cociña Galega, pionero en Galicia de la  Agrupación gastronómica, fue también fundador y presidente de la Federación Provincial de HOstelería en Pontevedra. Tanto Chito y Fito, acompañdos de sus donas, fueron los pilares del ya desaparecido Cíes de Canido. Abrazos para los hijos de mi primo Chito, lo mismo par sus nietos, y uno muy grande para mi primo Fito, el último de los Riera Besada.