El consorcio espera agilizar al máximo el proceso para el desarrollo del polígono de Matamá

Zona Franca realojará 20 familias en el nuevo parque empresarial de Balsa

Imagen aérea del futuro parque empresarial de Balsa, Matamá-Valladares .
Zona Franca contempla el realojo de unas 20 familias en un área residencial que se desarrollará en el nuevo parque empresarial de Balsa, entre Matamá y Valladares. El consorcio, que invertirá un total de 76,5 millones en esta superficie industrial, espera completar en 2009 la identificación de fincas para en 2010 poder adquirirlas.
Zona Franca espera agilizar al máximo un proceso que podría demorarse durante una década, tiempo excesivo para las necesidades de la ciudad. El nuevo parque empresarial de Balsa, entre Matamá y Valladares, tendrá algo más de un millón de metros cuadrados y en su superficie se incluye un área para el realojo de las 20 viviendas que se encuentran en el ámbito y que tendrán que ser demolidas. Para Zona Franca, que el propio polígono incluya la reubicación de los afectados tendría que facilitar la rapidez de la operación, según señalaron fuentes del consorcio. De momento, para 2009 hay consignados un total de 13,2 millones de euros, que permitirían adquirir algunas de las 2.500 fincas censadas, además del espacio de monte comunal. La institución viguesa carece de capacidad para expropiar, función tendrá que realizar el Concello con los propietarios que no estén de acuerdo con el precio fijado por los terrenos.
En todo caso, el siempre traumático desahucio sería en este caso mucho más sencillo. Al menos eso espera Zona Franca, para así acor tar plazos y construir el parque empresarial en la primera mitad de la próxima década. Urge, porque está reservado un amplio espacio (la Ciudad del Frío) para el traslado de las firmas del congelado y conserva que hoy se encuentran en Beiramar y Tomás Alonso, así como la implantación de nuevas compañías interesadas, en especial el sector de la automoción.

Automoción

Pese a la crisis, hay confianza en que Vigo apuntale todavía más su posición en este sector con el tercer polígono, tras Balaídos (donde se encuentran PSA y GKN) y el Tecnológico (donde se implantaron Denso, Antolín, Benteler y Faurecia, entre otras). El Concello también había reservado un espacio para poder construir el nuevo parque de Bomberos comarcal, que daría servicio a la ciudad y su entorno más próximo, e incluso se barajó la instalación de una comisaría de la Policía Local.
El nuevo parque, que sería el último en el municipio de Vigo, se encuentra cerca del Tecnológico y el futuro hospital, en un área frondosa y apenas habitado, lo que facilitaría su desarrollo.

Te puede interesar