Caballero pidió ayer al Ejecutivo gallego que transfiera al Concello la parte de la carretera que pasa por el municipio

La Xunta baja a la mitad las expropiaciones en el vial Vigo-Ramallosa

Las obras en el vial entre Vigo y A Ramallosa comenzaron en la primavera.
La Xunta anunció ayer que ha reducido a más de la mitad los terrenos que va a expropiar para llevar a cabo el proyecto de seguridad vial en la carretera PO-325 que une los concellos de Vigo y Nigrán e informó que el levantamiento de las actas previas será en el próximo mes de enero, entre el 10 y el 17 en el Concello de Vigo y entre el 18 y el 26 en el término municipal de Nigrán.
La Xunta anunció ayer que ha reducido a más de la mitad los terrenos que va a expropiar para llevar a cabo el proyecto de seguridad vial en la carretera PO-325 que une los concellos de Vigo y Nigrán e informó que el levantamiento de las actas previas será en el próximo mes de enero, entre el 10 y el 17 en el Concello de Vigo y entre el 18 y el 26 en el término municipal de Nigrán. Así, el pago de los depósitos está previsto para el mes de abril. A través de una nota, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, señala que el nuevo proyecto permitirá limitar significativamente la ocupación y desafectar una parte considerable de los cierres y fincas inicialmente afectados, ahorrando casi seis millones de euros en expropiaciones. En concreto, habrá 222 fincas afectadas en Vigo y 243 en Nigrán y el presupuesto destinado a las expropiaciones será de algo más de 3,7 millones de euros. La nueva actuación supone la modificación de los proyectos originales y tiene como finalidad un ajuste de la carretera a la realidad existente, conservando la funcionalidad prevista inicialmente de manera que, manteniendo la mejora de la seguridad vial proyectada, se logre la adaptación de la sección tipo a la realidad parcelaria localizada en torno a los márgenes de la carretera, con el fin de reducir de manera considerable los bienes afectados por dichas actuaciones. La obra, que supondrá un coste total de 20 millones de euros, llevará a cabo actuaciones puntuales en las zonas más críticas, mejorando 18 intersecciones y creando cinco nuevas glorietas en los cruces de Mide, baixada de Saiáns, de Prado y Praia América. Las obras en el vial comenzaron en primavera y, en total, son casi 16 kilómetros de actuación en un vial que, según manifestó ayer el alcalde, al finalizar los trabajos pasará a ser competencia de la Diputación. En declaraciones a los medios de comunicación, Abel Caballero informó que remitió al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, una carta en la que pide que se transfiera al Concello la parte del vial Vigo-Ramallosa que pasa por el municipio. El socialista justificó su postura de pedir ‘competencias’ en ese tramo de carretera diciendo que se trata de ‘una calle urbana, viguesa’. ‘Nosotros nos encargamos de la limpieza, la recogida de basura’, explicó, al tiempo que recordó que en la zona también hay ‘conducciones eléctricas y de agua’, entre otros servicios municipales.

Te puede interesar