Vigo

Xai Óscar pinta el angustioso rostro de la pandemia

Vigo

vigo

Xai Óscar pinta el angustioso rostro de la pandemia

Xai Óscar observa su última obra, “Gritos de soledad”, ya finalizado.
photo_cameraXai Óscar observa su última obra, “Gritos de soledad”, ya finalizado.
“Gritos de soledad” es la última obra  del artista porriñés, residente en Vigo, inspirada durante los meses de confinamiento

 Más de cien rostros, individualizados, abordados como un retrato colectivo ante los efectos de la pandemia, conforman la última obra de Xai Óscar. El artista, nacido en Orbenlle (Porriño) en 1948 y vecino de Vigo desde los diez años, trabajó durante los meses en una pintura de grandes dimensiones (en torno a los 2 metros x 1,5), “Gritos de soledad”, en la que pone imagen al sentimiento de aislamiento que muchos se vieron condenados por el confinamiento. El cuadro estaba llamado a ser el segundo de la serie de pintura social que inició el artista en 2018 con la representación de un indigente durmiendo en la calle. Pero el estado de alarma modificó el proyecto.

Con el detallismo hiperrealista que caracteriza sus obras, la gestualidad de cada personaje y la mirada reflejan el miedo y la angustia ante una pandemia global. Las manos que se extienden en primer plano aumentan la atmósfera de pánico. Solo un rostro se muestra sereno en medio de tanto sentimiento, el autorretrato del artista (cuadrante izquierdo).

El resto lo conforma un colectivo de figuras sin identidad, anónimos con rasgos personalizados. “No representan a nadie en concreto, algunos son ojos que me impresionaron en el actor de una película o la expresión de alguien con quien me cruce y que me llamó la atención”, afirma el autor, quien buscó conscientemente la representación de los distintos grupos sociales y etnias. Aunque la mayoría muestra su rostro para incrementar el dramatismo, en varias figuras aparece la mascarilla con la que contextualiza la escena y solo una aparece de espaldas. Es, en realidad, un retrato colectivo y psicológico, donde el fondo carece de importancia, donde la perspectiva y la profundidad se logran con la nitidez de las elaboración de las figuras.
Metafóricamente agotado, con la pintura ya finalizada en medio del salón, Xai Óscar la presentó esta semana a los lectores de Atlántico: “Aún no tiene un destino definitivo, podría venderla pero depende de si me gusta donde se va a colocar, no está disponible para cualquier sitio”.

Incansable, el artista ya proyecta su nueva obra. Una creación conceptual, donde el retrato de su nieta y los fondos marinos convivirán con el perfil de las islas Cíes, uno de los temas ya tratados en su trayectoria artística.

Se puede encontrar más obra de Xai Óscar en su casa familiar en Orbenlle, junto al Camino portugués con los murales “Pórtico da Gloria”, en 2015 y “El viejo peregrino”, en 2017, que se han convertido en una atracción turística. Mientras en Vigo tiene una panorámica de la ciudad en la sede del Real Club Celta; en la Praza do Progreso de la serie de los fondos marinos del Parque Illas Atlánticas, así como en Casa Lalo, en Canido.

Comentarios