Atlántico

VIGO

Vigo reivindica su papel en la Transición

El historiador Carlos Barros impartirá una conferencia donde recordará las manifestaciones del 4 de Nadal por la amnistía y el Estatuto, las más multitudinarias de la historia de Galicia y celebradas en la ciudad

Xaime Isla, Víctor Moro, Paz Andrade, y el que llegaría a ser alcalde de Vigo, Manuel Soto, en la manifestación del 4 de Nadal de 1979 por el Estatuto.
Xaime Isla, Víctor Moro, Paz Andrade, y el que llegaría a ser alcalde de Vigo, Manuel Soto, en la manifestación del 4 de Nadal de 1979 por el Estatuto.
Vigo reivindica su papel en la Transición

nnn La Transición no comenzó en 1977 con la legalización del Partido Comunista de España (PCE), ni en 1978 con el referéndum de la Constitución del que ahora se cumplen 40 años. Esta importante época, que daría paso al periodo de paz más duradero de su historia, comenzó en Galicia con las huelgas generales en la industria en 1972 y tuvo, como importantes hitos, las manifestaciones masivas de 1977 y 1979. Así lo destaca Carlos Barros, ingeniero e historiador por la Universidad de Santiago de Compostela, que mañana, martes, ofrecerá una conferencia en el Museo Marco, a las 19.30 horas.
El acto está organizado por el Instituto de Estudos Vigueses. “Leva por título Como fixemos a Transición en Vigo, pero o formato será fóra do común, porque falarei en primeira persoa do plural, en nome de todos os que participamos activamente naquelas plataformas”, explica.
Será una charla, con presencia de muchos de aquellos protagonistas, donde se reivindicará el papel central que tuvo Vigo en la lucha por las libertades y la democracia y en la consecución del Estatuto de Autonomía de Galicia. Aunque en la proximidad en el tiempo coincida con el aniversario de la Constitución (8 de diciembre), el eje central será el denominado 4 de Nadal, día en que se celebraron, en distintos años, las marchas por la amnistía y el Estatuto.
De esa época, Carlos Barros recuerda la fuerte organización de la clase obrera, a través de los sindicatos y que permitió las movilizaciones masivas, y la organización de una sociedad civil que reclamaba la democracia en torno a distintos partidos políticos (clandestinos y muchos hoy desaparecidos) y a plataformas como la Xunta Democrática. De aquellos nombres, este historiador y protagonista también de aquellos hechos, cita al dirigente de CCOO Víctor Moro, a Valentín Paz Andrade, Alfonso Álvarez Gándara, Xaime Isla, Alfonso Zulueta... “Tamén ao alcalde García Pichar, que facilitou as manifestacións, e ao daquela gobernador civil, Gervasio Martínez Villaseñor, co que se puido pactar o servizo de orde pública para que non estivesen nin a Policía Nacional nin a Brigada Político Social”, recuerda.
Barros recalca el papel preponderante de Vigo, donde tuvieron lugar las mayores manifestaciones de la historia de Galicia, con presencia de más de 300.000 personas. “Foi esencial dende o punto de vista da Transición”, sostiene. Sucedieron el 4 de diciembre de 1977, para reclamar la autonomía, y de 1979, contra el que se llamó el “Estatuto da aldraxe” que Adolfo Suárez quería aprobar con competencias mínimas.
Hoy, 40 años después, Carlos Barros considera llegado el momento de que una nueva generación plantee un cambio que frene el avance de la extrema derecha y permita modificar la Constitución y el Estatuto para transformar el modelo territorial y todas las tensiones se solucionen dentro de la legalidad, como es el caso del independentismo catalán. “Nós daquela tiñamos 30 anos. Tócalle á xuventude demandar os cambios; teñen máis entusiasmo e máis perspectiva de vida”, señala. “Só así poderemos ter outros 40 anos de paz e democracia”. n