Atlántico

VIGO

Vigo reduce tasa de riesgo de pobreza y el ingreso medio crece por segundo año

La calidad de vida de los vigueses mejoró en los dos últimos años,  según datos del Instituto Galego de Estadística: bajan las familias que llegan a fin de mes con muchas dificultades pero hay más parados sin prestación. El alquiler subió un 15% en un año
Los hogares vigueses que declaran llegar con facilidad a fin de mes aumentan.
Los hogares vigueses que declaran llegar con facilidad a fin de mes aumentan.
Vigo reduce tasa de riesgo de pobreza y el ingreso medio crece por segundo año
 La calidad de vida de los vigueses ha mejorado en los últimos dos años a juzgar por los datos de la Encuesta estructural de hogares del Instituto Galego de Estatística (IGE), que muestra cómo la ciudad ha salido de la crisis: la tasa de riesgo de pobreza cae, también los hogares con mucha dificultad para llegar a fin de mes y el ingreso medio mensual por hogar crece y se coloca en niveles de antes de la crisis. También caen los beneficiarios de la Renta de Inserción Social de Galicia (Risga) por segundo año y el paro registrado acumula seis años de descensos consecutivos, aunque el mercado laboral adolece de otros problemas, como la precariedad que impide a los jóvenes emanciparse.
Así, según los datos del IGE, la tasa de riesgo de pobreza en 2017 en Vigo cayó al 13,48%, que son 4 puntos menos que el ejercicio anterior y marca el tercer año consecutivo de descenso. En Galicia, la tasa de riesgo de pobreza más alta está en Lugo, donde supera el 20%, y la más baja en Santiago, con el 9,55%. En A Coruña está por encima de Vigo, con el 15,76%. La tasa de riesgo de pobreza es el porcentaje de personas con un ingreso equivalente inferior al umbral de riesgo de pobreza en Galicia, que se establece en el 60% de la mediana de los ingresos equivalentes.
También caen en la ciudad los hogares que señalan que llegan a fin de mes con mucha dificultad, así lo declaran en la encuesta del IGE el 10,83% de los hogares vigueses, 1,6 puntos menos que el año anterior. Sin embargo crecen los hogares que dicen que llegan con dificultad un punto pero también los que lo hacen con facilidad, medio punto, que son la mayoría, el 51,5%.
Otra buena noticia es que crece el ingreso medio mensual por hogar hasta los 2.257 euros en 2017, un 6% más que el ejercicio anterior y se coloca en niveles de antes de la crisis. Además es el segundo año consecutivo que se incrementan los ingresos de los hogares en la ciudad. El mayor ingreso de los hogares gallegos está en Santiago, con 2.617 euros al mes y el menor en Ourense, con 2.071 euros.
A todo ello se suma una consecuencia lógica y es que los beneficiarios de la Renta de Inserción Social de Galicia (Risga) caen por segundo año consecutivo, aunque Vigo sigue siendo la ciudad de Galicia con más personas que dependen de la Risga y a mucha distancia de la siguiente. Así, ya con datos de 2018, los beneficiarios de la Risga en la ciudad son 2.397, frente a los 1.279 de A Coruña.
Todos los datos no pueden ser positivos y en este final de crisis e inicio de recuperación de la economía los parados de larga duración y mayores son los que se han quedado en peor situación y con pocas posibilidades de recuperar su vida laboral previa. Según los datos del IGE los parados sin presentación en Vigo y la provincia de Pontevedra son dos puntos más que en los peores años de la crisis, allá por el 2012, y cinco puntos más que al inicio de la crisis, en 2008. En la provincia en 2018 había 33.573 parados que recibían prestaciones por desempleo, de un total de 59.000. n