Comercio

Vigo y provincia perdieron más de mil negocios comerciales en un año

Un establecimiento de peluquería, cerrado y sin actividad en la Avenida das Camelias.
photo_camera Un establecimiento de peluquería, cerrado y sin actividad en la Avenida das Camelias.
Una media de tres comercios al día cerraron sus puertas el año pasado en un “sector envejecido”.  La falta de relevo generacional ante la jubilación masiva de comerciantes es una de la razones de la caída libre: no hay vocación comercial frente a la competencia de la venta online y sobreviven los muy especializados

El comercio en Vigo y provincia se encuentra en horas bajas. La falta de relevo generacional, unido a las complicaciones de los más jóvenes para emprender y, en menor medida, la venta online, hizo que en el último año, según datos del directorio central de empresas (Dirce), cerrasen su puerta un total de 1.335 establecimientos dedicamos al comercio, ya sea al por mayor o al por menor. De un total de 17.890 locales que registraba la provincia en el 2022, el 2023 finalizó el año con 16.535. Esta caída hizo que durante el año pasado negocios hayan liquidado todo su género y cerrado su verja a un ritmo superior a 3 negocios por día. 

La tendencia desde el 2010 es en caída libre. El primer año desde que se cuentan registros se superaban los 20.000 comercios en toda la provincia. En los últimos diez han echado el cierre casi 3.500, concretamente 3.454 locales. Una tendencia que, en Vigo, deja estampas en algunas calles ‘malditas’ para emprender como Camelias o actualmente Elduayen desde que se semipeatonalizó. Los carteles de ‘se alquila’ en los bajos comerciales empiezan a ser una constante en algunza zonas.

 

 

La razón de ello no esquiva a la situación económica, pero no es el factor clave para esta pérdida de comercios. Iván Iglesias, presidente de la Federación Provincial de Comercio, apuntó que en los últimos años se está viviendo una falta de relevo generacional, debido a una elevada jubilación de los comerciantes que, agravada por el covid, hace que los jóvenes hayan dejado de emprender en el comercio local para enrolarse en otros proyectos o hayan abandonado la ciudad en busca de otros retos. “Se están jubilando todos los nacidos en la década de los sesenta, donde se registró el llamado ‘babyboom’ con una alta tasa de natalidad, y no hay motivación por parte de los jóvenes”, indicó Iglesias. 

A una “falta de vocación” comercial se une la complicación por “sacrificarse en un proyecto que conlleva más de diez horas diarias y 6 días a la semana” sin la garantía de que el negocio florezca: “Al final quedarán pocos, pero si están correctamente especializados y saben atender a las demandas del cliente, aseguro que se van a ganar muy bien la vida porque existe ese nicho de mercado en un sector envejecido”. 

También afecta la venta online, que obliga a los comercios más locales a una “especialización extrema” para que salga adelante, con la difícil misión de competir en costes y en alcance con los gigantes del mercado. “No solo es en el sector textil, sino en todos los ámbitos del comercio, porque ha dejado de ser atractivo para los menores de 40 años”, puntualizó Iglesias. 

Menos construcción y más ocio

Vigo y provincia registraron en 2023 un total de 74.967 empresas, 3.732 menos que hace un año. Esta cifra la sitúa en datos del año 2015, en plena reactivación desde que tocase fondo en 2014. La pandemia destruyó empresas, pero sin alcanzar la caída que se vivió en 2023. La mayoría de sectores han contemplado un ligero descenso en sus negocios, empezando por la construcción, que llegó a perder más de 600 empresas dedicadas a ello en el último año en la provincia. Junto con el comercio, son los sectores que más castigo han recibido. Otros como la alimentación (49 empresas menos en 2023), el textil (36 menos), la educación (29 menos) o la sanidad (51 menos) también perdieron negocios. 

Sin embargo, otros sectores registran su máximo histórico y una tendencia al alza. Sobre todo, negocios dedicados al ocio. Las empresas dedicadas a las actividades cretivas son ya más de mil, cuando hace dos años apenas superaban las 500. También ha tocado techo las empresas enfocadas en las actividades inmobiliarias, con 3.421 y en plena progresión desde 2010, o la logística, que se duplicó durante la pandemia y ya cuenta con 401 empresas dedicadas a ello.

 

"Se necesita hacer campañas a favor del comercio local"

Para Iván Iglesias, una solución a corto plazo para paliar la caída del cierre de los comercios es concienciar a la población de que se haga gasto en el comercio de proximidad y evitar que empresas más grandes monopolicen todo el mercado: “La competencia online es voraz, pero si se especializa el negocio, va a resultar rentable”. El presidente de la Federación Provincial de Comercio pidió ayuda a las administraciones públicas para que se frene esta tendencia y dar facilidades a los nuevos emprendedores jóvenes y evitar así “que trabajadores más envejecidos no tengan que estar hasta los 70 años porque no encuentran un relevo a su negocio”.

Te puede interesar