Tras las elecciones europeas

Vigo, A Illa y Fornelos, únicos feudos del PSOE en la provincia

Una imagen clásica de las cabinas electorales este domingo en las elecciones europeas.
photo_camera Una imagen clásica de las cabinas electorales este domingo en las elecciones europeas.
Victoria contundente de los populares en las elecciones europeas en todos los municipios del Val Miñor, Condado, Louriña, Morrazo y Baixo Miño y en la mayoría de la provincia excepto tres casos habituales

El Partido Popular revalidó en la provincia su reciente victoria en las autonómicas pese a la caída de la participación, que apenas alcanzó el 50 por ciento. Los populares se hicieron con casi el 40 por ciento de los votos (154.670), diez puntos más que el PSOE (113.224), quedando el BNG de tercero con el 17,5 y 68.457. Los populares fueron la fuerza más votada en todos los municipios salvo en tres, que son históricos baluartes, aunque en todos ellos por muy escaso margen: A Illa, en Arousa, y Vigo y Fornelos. En Vigo, el PSOE recuperó la segunda posición perdida en las autonómicas y cayó con fuerza sobre las europeas de 2019, si bien aquellas fueron al mismo tiempo que las municipales, lo que primó a la lista socialista. El PSOE sacó en Vigo algo más de 3.600 votos de diferencia y tres puntos sobre el PP. Para encontrar una victoria popular en la primera ciudad gallega hay que remontarse a las autonómicas de 2020, y por un margen muy escaso sobre los socialistas, entonces con Gonzalo Caballero de candidato. En toda Galicia, apenas en otros siete concellos no fue el PP el partido más votado. Esta es la realidad política de la comunidad, que apenas cambia, salvo por la recuperación del PSOE, que como se esperaba, ha vuelto a ser la segunda fuerza.

El PP fue la fuerza más votada en 58 de los 61 ayuntamientos de la provincia y superó el 45% de las papeletas en treinta municipios, lo que supone la mitad de todos, llegando a rebasar el 75% en Dozón, que es el mejor resultado de la provincia, y el 60% en A Lama. Además, los populares también obtuvieron más de la mitad de los votos en A Cañiza (con alcalde socialista en mayoría absoluta), Agolada, Arbo, Campo Lameiro, Creciente, Forcarei, Lalín, Meaño, Meis, Moraña, Puertas, Ribadumia, Rodeiro, Silleda, Valga, Vila de Cruces y Vilanova de Arousa.

En Vigo, fue el mejor resultado para el PSOE y el peor  para los populares entre los mayores ayuntamientos, a diez puntos de distancia de la media de Galicia, aunque con cifras muy superiores a las anteriores europeas y en porcentaje similar a las autonómicas. El PSOE cae 14 puntos sobre las europeas de 2019, cuando se celebraron a la vez que las municipales. 

En el entorno de Vigo, victoria del PP en todas las comarcas: Morrazo, Condado, Louriña, Morrazo y Baixo Miño, aunque de forma bien distinta.

En O Morrazo, el PSOE fue segundo en Cangas y tercero en Moaña, pese a que el BNG ostenta ambas alcaldías. En Cangas, el PSOE fue la segunda formación y el BNG cae a la tercera posición después del éxito de las autonómicas de febrero, lo que confirma que el votante de izquierdas modifica y mucho el sentido de sus papeletas. Con todo, el voto a la izquierda, pese a la abstención tan elevada, fue muy superior. Más curioso es el caso de Bueu, donde el alcalde nacionalista no traslada sus votantes a otros comicios: ayer, el BNG tercera fuerza y el PP claro ganador.

En el Val Miñor también victoria clara popular con porcentajes por encima del 40 por ciento incluso en Gondomar y Nigrán, donde el PSOE es mayoritario. 

En la comarca de Redondela, donde ahora el PP ya no tiene ningún alcalde, victoria de los populares en tres ayuntamientos, aunque rozando el empate en Redondela con el PSOE, al alza tras varios procesos en caída. También ganó en Soutomaior (con alcalde del BNG) y en Pazos (de una agrupación vecinal). En Fornelo, en cambio, la vida sigue igual: este es el ayuntamiento de mayor fidelidad a las siglas socialistas quizá en toda España. Solo en una ocasión el PP logró la primera posición. Ayer, cuatro puntos y 30 votos de diferencia. Es un fenómeno idéntico al de A Illa, en Arousa, donde el PSOE es hegemónico desde el nacimiento de este municipio, a finales del pasado siglo.

En O Condado.  Toda la comarca votó al PP como primera opción, aunque la izquierda logró buenos resultados por separado. Llama la atención la victoria clara de los populares en los dos Mondariz, en ambos casos con alcaldes del BNG.

Marea popular en el Baixo Miño y en Louriña

En los cinco ayuntamientos del Baixo Miño victoria clara del PP, detrás el PSOE y tercera posición para BNG, pese a que los nacionalistas gobiernan en Tomiño y O Rosal y el PSOE en Tui, y solo en Oia hay alcaldesa popular. Lo mismo pasa en A Louriña, donde el Partido Popular se impuso sobre socialistas y nacionalistas, en este orden. En Mos, con alcaldesa popular en mayoría absoluta, la izquierda logró un buen resultado, en tanto que en Porriño se impuso con mayor margen el PP. Más llamativo es Salceda, donde gobierna en precario una fuerza local próxima al BNG: aquí, victoria más clara del PP, que lleva años a un puñado de papeletas de lograr la alcaldía.

Te puede interesar