Vigo

Vigo estrena su nuevo ocio nocturno sin codazos y con mascarilla para bailar

Vigo

VUELVE LA NOCHE

Vigo estrena su nuevo ocio nocturno sin codazos y con mascarilla para bailar

Los primeros usuarios de discotecas, con la mascarilla obligatoria para poder bailar y  estar con los amigos
photo_cameraLos primeros usuarios de discotecas, con la mascarilla obligatoria para poder bailar y estar con los amigos
Areal, Santiago de Vigo o Churruca  recuperaron afluencia en el primer fin de semana de reapertura de discotecas 

 La vida nocturna regresó a Vigo con la apertura generalizada en la madrugada de ayer de las principales discotecas de la ciudad. Los empresarios la noche  han echado el resto para poder reiniciar su actividad invirtiendo en personal y en medidas de seguridad. 

Areal y plaza de Compostela, Santiago de Vigo o Churruca  recuperaron afluencia aunque con matices. La pandemia ha creado un nuevo concepto de ocio nocturno   en el que se acabaron las aglomeraciones y los codazos y donde  no se tiene por qué renunciar al baile, siempre que se haga con mascarilla.

Pese a las molestias de las estrictas medidas de protección, hay quienes creen que el cambio puede ser positivo. “El límite de aforo adelantará la hora de salir por la noche, algo muy importante porque en Vigo siempre se ha salido muy tarde y eso perjudica a todos”, explicaba Gustavo, encargado del Gatsby. En este local, además de geles a la entrada,  carteles informativos, circuito de entrada y salida y medidas higiénicas se han limitado espacios reservados para que grupos de amigos puedan sentarse con distanciamiento del resto. Los primeros clientes se mostraban satisfechos, “es la primera vez que no sudo en una discoteca”, bromeaba uno de ellos.
En Ferré, los empleados ponían todo apunto momentos antes de abrir. Con algo de nervios, reconocía su responsable, Vera, comenzaba a recibir a los primeros usuarios. Al igual que el resto de locales,  se colocaron dispensadores en los accesos, unos circuitos para evitar aglomeraciones, control de aforo y personal dentro y fuera para vigilar que se cumplan las normas.“De momento vamos a empezar con un 60% de aforo en lugar del 66%”.
A todo eso se suman las distintas opciones para  contar con limpieza y desinfección constante. “Tenemos una persona en los baños encargada de controlar el acceso de uno en uno y de limpiar después”, aseguraba Brais, encargado del Barrocco, donde un avisador led en las barras recordaba a los camareros  cada 14 minutos que había que desinfectar toda la barra.
En La Posada de las Ánimas, optaron por balizar la barra. “Acotamos una parte exclusiva sólo para pedir consumición”,  explicaba Edu, su encargado. A la entrada, un estricto control extendido a todos los locales. “Les pedimos el teléfono, es algo voluntario y pronto vamos a poner un código QR para ese registro de manera que sea más sencillo  ofrecer esa información”, añadía.
Las medidas tuvieron efecto y los clientes volvieron a la pista de baile, sin agobios y todos con mascarilla. “Los locales tenemos obligación de  poder suministrar mascarillas por si hay alguien que  no la tiene. Ya vendimos varias”, explicaba el empresario José Luis Asenjo uno de los primeros en abrir uno de sus locales, el Tokyo. “La gente está bastante concienciada, es cuestión de acostumbrarse, de poder relajarse aunque lleves mascarilla”, explicaba. En sus establecimientos, también en Churruca, ayer, todas las medidas de seguridad. “La mayoría ofrece voluntariamente su teléfono sin problemas”, afirmaba.
El paisaje nocturno de madrugada ya mostraba cambios, terrazas llenas y tibias colas a la entrada de las discotecas para  desinfección y la mascarilla como un complemento al glamour nocturno. “Ahora estamos obligados a entendernos, hablamos más aunque nos cueste con las mascarilla, porque no hay contacto”, señalaban unas usuarias quienes añadían que “había muchas ganas de ir a algún lugar a partir de las dos de la mañana, porque hay vida más allá de las terrazas”.n

Más en Vigo
Comentarios