Atlántico

VIGO

Vigo, la costa de los varamientos de animales

En lo que va de siglo se acumulan más de 170 registros de cadáveres en las playas, en la mayoría de los casos cetáceos

Delfines comunes y arroaces, una imagen habitual en las aguas de la Ría de Vigo.
Delfines comunes y arroaces, una imagen habitual en las aguas de la Ría de Vigo.
Vigo, la costa de los varamientos de animales

En 2018 Vigo fue el segundo municipio de Galicia por número de varamientos de animales en las costas, con 19 detectados, sólo por detrás de Ribeira, con 26, según los datos del informe realizado por la Consellería de Medio Ambiente. En el cómputo de todo el siglo, desde 2000 a 2017,  Vigo se sitúa en sexta posición en Galicia, por detrás de Ribeira (en la orilla Norte de la Ría de Arousa), que lidera con enorme diferencia con 420 registros. La segunda posición es para O Grove, con 271; la tercera para Sanxenxo, con 191, la cuarta para Carnota, con 173 y la quinta para Porto do Son, con 160, con Vigo justo a continuación, con 151 en dicho período certificado. En total, a lo largo de 2018 se certificaron 346 varamientos en Galicia, y 4.231 en el período entre 2000 y 2017, ahora controlado.


La explicación a este fenómeno hay que encontrarla en la especial situación geográfica y a la influencia de las corrientes marinas de Galicia y sus 1.600 kilómetros de litoral donde se producen acontecimientos oceanográficos que favorecen una importante presencia de grandes vertebrados marinos, entre los que destacan los mamíferos, y en menor medida las tortugas. Muchas de estas especies están incluidas en el listado de especies en régimen de protección especial y en el Catálogo español de especies amenazadas, entre las que destacan particularmente dos especies de cetáceos: la toniña (Phocoena phocoena, una especie de calderón) y el arroaz, así como la tortuga marina común (Caretta caretta). Estas tres especies a su vez se incluyen en la categoría de “vulnerables” del Catálogo gallego de especies amenazadas, destaca la Consellería de Medio Ambiente en un informe. Tanto las normativas europea y estatal, como la autonómica (Ley 9/2001, de 21 de agosto, de conservación de la naturaleza) contemplan el deber de las autoridades competentes de adoptar las medidas necesarias para garantizar la conservación, protección y recuperación de las especies de flora y fauna silvestre, habida cuenta especialmente las especies en régimen de protección especial. 
La Asociación “Coordinadora para el estudio de los mamíferos marinos” (CEMMA) viene participando y colaborando activamente desde 1999 en la asistencia a los animales varados en la costa gallega y en la recuperación de ejemplares heridos. Esta asociación, organización sin ánimo de lucro integrada en el Plan de voluntariado de Galicia desde 2003 y declarada asociación de utilidad pública en 2010, dispone de dos unidades móviles para la atención de los ejemplares varados y cuenta con un establecimiento veterinario destinado en exclusividad a la atención y tratamiento de reptiles y mamíferos marinos. La Consellería de Medio Ambiente firmó con CEMMA un convenio de colaboración para el período 2018-2019, por un importe de 80.000  euros  en el que la asociación se compromete a comunicar a la Consellería a detección de los episodios de varamientos de las tortugas y mamíferos marinos o con riesgo de varar, prestando la asistencia necesaria a los animales varados vivos de estas especies y determinando, de ser factible, la causa de muerte en el caso de los ejemplares varados muertos, mediante exámenes post- mortem y la recogida de muestras. Este convenio de colaboración da continuidad a las actividades realizadas por l CEMMA para la Consellería desde 2003, con una inversión de 760.000 euros.