Atlántico

LA TEMPORADA SE EXTENDIÓ MÁS QUE NUNCA EN LAS ISLAS

Los viajes regulares a Cíes se despiden hasta el próximo año

Las navieras prolongaron hasta ayer su temporada alta. Las rutas en barco a las islas se realizarán desde ahora solo los fines de semana y si el tiempo lo permite
La salida, ayer, del último barco que ha realizado esta temporada alta el trayecto diario a las islas Cíes, a las que a partir de ahora solo volverá los fines de semana.
La salida, ayer, del último barco que ha realizado esta temporada alta el trayecto diario a las islas Cíes, a las que a partir de ahora solo volverá los fines de semana.
Los viajes regulares a Cíes se despiden hasta el próximo año

A las once de la mañana partía el último de los barcos que realizaba desde Vigo la línea regular a las islas Cíes correspondiente a la temporada alta de verano 2019. La naviera Nabia decidió este año prolongarla los viajes diarios hasta el 13 de octubre (hasta hora, el ejercicio estival se cerraba el 15 de septiembre), una decisión que se vio acompañada por el buen tiempo.

A partir de hoy, tanto esta empresa como Mar de Ons, la otra naviera autorizada para viajar a Cíes, ofrecerán este servicio solo los fines de semana, siempre que las condiciones meteorológicas y de la mar lo permitan; en el caso de Nabia, hasta el 3 de noviembre y, en el de la segunda, al menos en lo que resta de mes.
En ambos casos, la oferta de viajes con guía acreditado para recorrer el archipiélago ha resultado todo un éxito por su gran aceptación entre el público. El programa para desestacionalizar este destino, puesto en marcha de forma experimental en diciembre de 2018, ha mostrado que Cíes es un reclamo turístico de primer orden también en invierno. Y no solo estas islas, ya que en octubre continuarán también las visitas con guía a Ons (desde Bueu, los días 19, 20 y 27 de octubre a través de Nabia) y San Simón. 
Ayer, la afluencia de viajeros fue menor debido, según explicaba una fuente cercana a las navieras, a que grupos de excursionistas de avanzada edad habían decidido suspender el viaje ante las previsiones de mal tiempo que, finamente, no se cumplieron a media mañana. Quienes sí aprovecharon el viaje fueron numerosos estudiantes y visitantes que estos días se encuentran en Vigo. “Nos han dicho que son maravillosas”, comentaban unos jóvenes italianos.