‘En vez de inspirarme en hadas, me centro en la realidad’

Burgos Toimil, con su nieto Martín, en la presentación de su anterior libro.
Manuel Burgos Toimil hace una nueva incursión en la literatura, en esta ocasión, para público infantil. ‘El extraño caso del robo de bocadillos de chorizo’ se presenta hoy, a las 18.30 horas, el Ámbito Cultural del Corte Inglés, acto en el que hará entrega de los beneficios de su primera novela a la Fundación de Huérfanos de la Policía y a Aldeas Infantiles.
Inspector jefe en segunda actividad del Cuerpo Nacional de Policía, profesor, colaborador de Atlántico y novelista, Manuel Burgos Toimil apuesta ahora por la literatura infantil. Después de su libro ‘Reflexiones de un maldito poli’, publica ‘El extraño caso del robo de bocadillos de chorizo’, una versión infantil de las novelas detectivescas.

Es un título curioso para una historia de intriga.
Hace referencia directa a la historia: a una niña le desaparecen los bocadillos de pan de Cea y chorizo de Chantada de su pupitre; pide ayuda a unos compañeros con un abuelo policía, por lo que investigan y localizan al ladrón.

¿Para qué edad está dirigido este libro?
Supongo que a partir de los nueve años ya les puede interesar estos temas, además de comprender el mensaje. Esta es la primera entrega de una colección que se publicará próximamente.

En esta colección además de los robos, trata el acoso, las drogas o la desaparición de niños, ¿no son temas demasiado fuertes para estas edades?
Están adaptados para que los niños los entiendan. En el cuento sobre drogas, primero lo tratan en la escuela y después aparece un niño con esos síntomas. Aprenden a distinguirlos, a rechazar las drogas y a pedir ayuda a los mayores. Son libros con mensaje, que además de ser entretenidos, también cumplen una misión pedagógica. Los niños se divierten, pero también sacan algo en limpio. En vez de inspirarme en hadas, me centro en la realidad.

¿A la hora de escribir el libro influyó su experiencia profesional en los asuntos del menor?
Estuve adscrito al Tribunal Tutelar de Menores, al Juzgado del Menor y los grupos de menores en los últimos años de mi carrera profesional. Pero la idea de escribir para niños surgió un poco de casualidad: un día mi nieto cogió un sombrero de mi colección y una pipa, y se me ocurrió crear a un detective infantil. El también colaborador de Atlántico y profesor, Julio Alonso, fue uno de los que más me animó en este proyecto. Puede ser un complemento a Educación para la ciudadanía.

¿Cómo ve la situación de los niños en la actualidad?
Pasaron de no tener derechos a ser los que mandan.

Te puede interesar