La Sociedad Costa Samil ya ha iniciado el alquiler de apartamentos y prepara la querella contra el alcalde

Los vecinos instan a legalizar el aparthotel ya con documentos

El aparthotel de Samil, otro frente judicial abierto ante el alcalde.
Samil se mostraron sorprendidos por la pretensión del alcalde y el concejal de Urbanismo, que exigen ahora que se formule por escrito y con un aval un convenio para la construcción del párking ‘cuando ya está terminado y cedido al Concello’.
Samil se mostraron sorprendidos por la pretensión del alcalde y el concejal de Urbanismo, que exigen ahora que se formule por escrito y con un aval un convenio para la construcción del párking ‘cuando ya está terminado y cedido al Concello’. Esta sería una de las más llamativas conclusiones de la hasta ahora última intervención de los responsables municipales de Vigo, empeñado en la demolición del aparthotel al considerar que es la única fórmula para cumplir la sentencia por la que se anuló la primera licencia de construcción concedida a la promotora Casal Carreiro. El fallo, de 1999, señala que el acto administrativo es contrario a derecho y conlleva la demolición de lo ejecutado. No obstante, los informes técnicos de Urbanismo del Concello de Vigo indican que tras la aprobación del nuevo Plan de Urbanismo caben otras fórmulas menos drásticas, comenzando por la adaptación del uso a lo inicialmente buscado: un complejo de apartamentos turísticos. En este sentido, los vecinos ya han formalizado la creación de la sociedad Apartamentos Turísticos Costa Samil, una empresa de alquiler que gestionará todo el edificio. Esta a su vez, ya ha cerrado contratos de arrendamiento. ‘Se trata de cargarnos de razones y aceptar todas las condiciones que ha planteado el alcalde, para evitar que pueda utilizar alguna excusa para seguir adelante con el derribo’, señaló un portavoz de la sociedad. Por tanto, también se plantean dirigirse al concejal de Urbanismo para ver sus otras condiciones. En paralelo, solicitarán al responsable de Urbanismo que tramite la nueva licencia, una vez que compruebe la creación de la sociedad y otras exigencias, para al menos paralizar el procedimiento judicial. En principio, a finales de enero se cortaría la luz y el agua y en febrero o marzo se iniciaría el derribo del complejo, coincidiendo con la precampaña para las municipales de mayo. Para los propietarios, se trataría de una actuación sin base jurídica y una auténtica prevaricación y los abogados del grupo de Samil ya han advertido sobre que presentarían una querella contra el alcalde y el concejal José Mariño por tomar una decisión injusta a sabiendas. Además, advierten de que los informes urbanísticos municipales insisten en la legalización como la mejor fórmula, mientras que el informe jurídico, que los letrados de Samil Costa han examinado con cierto asombro por sus conclusiones, sólo pone algunas pegas. La sentencia de 1999, además, deja clara cierta responsabilidad municipal al señalar al Concello como culpable de modificar el entorno de Samil y romper un ‘paisaje’ de viviendas unifamiliares. Esto supone que el derribo traería indemnizaciones millonarias.

Te puede interesar