Los residentes dicen que “los fines de semana no podías abrir la ventana por el ruido”

Los vecinos del Berbés: ‘Después de años, al fin pudimos dormir de noche’

La plaza vivió su primer fin de semana sin botellón tras la prohibición de esta práctica en la zona. Foto: nuria pérez
El Berbés vivió ayer su primera noche de calma absoluta. La entrada en vigor de la prohibición de hacer botellón en la plaza permitió a los vecinos ‘dormir tranquilos después de mucho tiempo’. Uno de los residentes en el Berbés aseguraba que ‘hasta pudimos abrir las ventanas, algo que era imposible cuando hacía calor por culpa del ruido que venía de fuera’. La Policía desplegó en la zona unos cuarenta agentes que controlaron que no se concentraran grupos de jóvenes para beber en plena calle. Las actuaciones se limitaron a controlar las bolsas que portaban los menores.
‘Ha sido una de las noches más tranquilas que recuerdo’, aseguraba uno de los vecinos del Berbés tras la entrada en vigor de la prohibición de hacer botellón en la zona. La medida, que fue acogida con cierto alivio por los residentes en uno de los barrios más castigados por el ruido y las concentraciones de jóvenes en plena calle hasta altas horas de la madrugada, permitió que ‘pudiésemos abrir las ventanas y dormir más frescos, algo que era simplemente imposible apenas hace unos días, cuando tenías a los grupos de jóvenes debajo de tu balcón y era de locos la simple idea de asomarse fuera de casa’, manifestaba este vecino cuya vivienda da directamente a la plaza. La presencia policial en la zona llamó la atención de los residentes desde primera hora de la noche. Sobre las once llegaron al Berbés las dos primeras patrullas de la Policía Local acompañadas de un furgón. Poco a poco al grupo inicial se unieron más agentes, entre los que había algunos de la Policía Nacional, hasta llegar a unos cuarenta.

Fuerte presencia policial
La fuerte presencia policial y la difusión de la nueva medida a través de los medios hizo que los grupos de jóvenes que bajaban hacia la zona de la Praza da Estrela ‘ni siquiera pararan aquí. Iban directos hacia Montero Ríos, donde creo que la cosa fue exagerada, lo que no me extraña porque ahora no les queda otro sitio’, aseguraba Daniel, que estuvo dando un paseo de madrugada y que asegura que ‘la calma fue la tónica general de toda la noche’. Este vecino también comentó que ‘nunca habíamos visto tanto policía junta, lo que tiene su gracia, porque cuando les llamamos porque hay algún problema no suelen aparecer’. Pese a todo, los agentes pararon a algunas pandillas, principalmente cuando estaban compuestas por menores, y se incautaron de varias bolsas en las que llevaban las botellas.

Te puede interesar