Atlántico

VERANO

Vacaciones de lujo para los “peludos”

Los propietarios buscan los mejores cuidados en residencias para perros y gatos en el área de Vigo, llenas este verano
En centros como Ramalladas (A Madroa) y Ollo ó can (Gondomar), los perros disfrutan de amplias zonas para jugar y reciben un trato como el que les ofrecen sus propios dueños.
En centros como Ramalladas (A Madroa) y Ollo ó can (Gondomar), los perros disfrutan de amplias zonas para jugar y reciben un trato como el que les ofrecen sus propios dueños.
Vacaciones de lujo para los “peludos”

En la época estival, los propietarios de perros y gatos cada vez son más exigentes a la hora de elegir el lugar en el que dejar a sus mascotas mientras ellos se van de vacaciones. En el área de Vigo, estos “hoteles para los más peludos de la casa” suman cada año mayores ofertas para atraer a una clientela que aumenta y que busca que sus compañeros animales disfruten de unas vacaciones de lujo en su ausencia. Uno de los centros con más historia en Vigo es Ramalladas, un complejo de 7.000 metros cuadrados ubicado en A Madroa. Esta resiencia se dedica exclusivamente al cuidado de perros, aunque en sus comienzos –se fundó en el año 1977– también cuidaban gatos. ‘‘No era sencillo manejar a perros y gatos juntos. Por eso decidimos quedarnos con los perros y la residencia funciona muy bien. Estamos llenos hasta la próxima semana”, cuenta Juan Freire, propietario de Ramalladas. 


En este hotel para perros, los animales disfrutan de actividades pensadas exclusivamente para ellos, ofreciendo servicios de guardería de día y también de adientramiento. ‘‘Muchos clientes demandan este tipo de trabajos con sus perros para solucionar problemas que puedan tener. Cada vez hay más concienciación por parte de los dueños y buscan lo mejor para sus mascotas’’, reconoce Freire. En Ramalladas, las mascotas disfrutan de una experiencia ‘‘de campamento’’, todo el día sueltos en sus cerca de 15 parques, porque como señala su propietarios, ‘‘también se merecen unas buenas vacaciones”. 
En la comarca del Val Miñor se encuentra otro centro de similares características, de creación más reciente, pero igual de demandado por los dueños de mascotas. Se trata de Ollo ó Can, en Gondomar, donde Roberto Fernández, donde uno de los servicios que más solicitan los propietarios es el de peluquería canina: ‘‘De media, las mascotas se quedan en nuestras instalaciones entre siete y diez días, aunque hay de todo, pero cada vez nos piden que cuando les devolvemos al perro haya pasado por la peluquería’’, indica Roberto. El centro canino de Gondomar cuenta con una amplia parcela que actualmente da servicio a 22 canes, con terreno al aire libre y un patio interior con suelo radiante idóneo para los meses de invierno. 
En Ramalladas y Ollo ó Can coinciden al señalar que “el boca a boca’’ es la mejor promoción para sus hoteles, y que sus clientes habituales ‘‘tienen una sensación similar a cuando dejas a tus hijos en casa de los abuelos, sabes que van a estar muy bien tratados”, afirma el propietario del hotel canino de Gondomar. Por precios que oscilan entre los 10 y los 15 euros por noche, las residencias para mascotas establecen ofertas para clientes habituales y también descuentos cuando se trata de hospedar a varios perros de un mismo dueño.

residencias para felinos
Tradicionalmente, las residencias caninas siempre han sido más numerosas, pero cada vez existen nuevos establecimientos que también ofrecen sus servicios de cuidado a otro tipo de mascotas. Los gatos son animales más independientes que los perros y no suelen necesitar tantos cuidados diarios. Aún así, existen dueños que prefieren dejar a los felinos en buenas manos. Por ello, en el centro de Vigo, la Clínica García Barbón comenzó a ofrecer servicios de guardería y residencia para este tipo de animales. ‘‘Cada vez tenemos más clientes y hemos llegado a tener que rechazar clientes porque estamos con los ocho boxes completos”, asegura Francisco Rodríguez, dueño de la clínica. Cada habitáculo cuenta con todas las comodidades para un gato, siendo atendido por los especialistas que trabajan en el centro. ‘‘Es un servicio más novedoso y los clientes quieren conocer primero las instalaciones. De hecho, hay tanto apego que hasta nos piden vídeos y fotos de sus gatos y se las enviamos”, añade.