VIGO

La Universidad rinde homenaje a Inmaculada Paz Andrade

La catedrática de Física  Aplicada es la 27 honoris causa de la institución, que solo tenía a dos mujeres con esta distinción.

El rector en funciones, Salustiano Mato, con Inmaculada Paz Andrade y José Luis Legido.
El rector en funciones, Salustiano Mato, con Inmaculada Paz Andrade y José Luis Legido.
La Universidad rinde homenaje a Inmaculada Paz Andrade

La catedrática de Física Aplicada de la Universidad de Santiago Inmaculada Paz Andrade fue proclamada ayer doctora honoris causa por la Universidad de Vigo en un acto solemne celebrado en el Campus de Pontevedra y presidido por el rector en funciones, Salustiano Mato. Hasta ahora la institución viguesa contaba con 26 honoris, entre los que había solo dos mujeres. Paz Andrade, de 89 años, está considerada como una referencia mundial en los ámbitos de microcalorimetría y calorimetría diferencial de barrido.  Con 45 años dedicados a la ciencia fue pionera en muchas cosas, desde introducir la microcalorimetría en España hasta ser la primera investigadora en recibir la medalla de oro de la Real Sociedad Española de Física o su colaboración con la Universidad de Manchester en los años 70 del siglo pasado, entre otros hitos. En la USC había impulsado el grupo de Microcalorimetría para el que construyó dos equipos con sus propias manos a partir de los planos facilitados por el CNRS de Marsella.
 La catedrática ya había recibido la Medalla Castelao de la Xunta, el premio María José Wonemburguer, el premio Galicia de Investigación Científico-Técnica Antonio Casares y Rodrigo o las insignia de oro de la USC, entre otros. Uno de los proyectos que impulsó en 1999 permitió el desarrollo de “sistemas informáticos para luchar contra los incendios forestales en todas sus etapas”, con la participación de más de 40 especialistas. 
Paz Andrade, que confesó su amor a Vigo y se reconoce como celtista, repasó ayer su trayectoria vital y profesional. Además de agradecer un reconocimiento que para ella es “una honra que me llena de alegría”, también quiso aprovechar su intervención para proponer a la Universidad de Vigo, “la más sensible a las necesidades de Galicia”, la creación de una facultad de ciencias geológicas que llevará el nombre del “extraordinario científico gallego” Parga Pondal.
El padrino de la ceremonia fue el catedrático de Física Aplicada de la UVigo, José Luis Legido, que propuso su nombramiento junto con Marta María Lado. La Universidad de Vigo también acordó nombrar como honoris causa a Jacquelyn Campbell, experta en violencia de género de una universidad estadounidense. Entre los asistentes al acto de ayer estaba el rector de la UDC, Julio Abalde, un vicerrector de la USC, Roberto López, el presidente del Consello Social de la UVigo, Ernesto Pedrosa, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el secretario xeral de Universidades, Díez de Castro, y el presidente del Consello da Cultura Galega, Ramón Villares.
En uno de los últimos discursos como rector en funciones, Salustiano Mato hizo balance de su mandato, del que destacó que “conseguimos un campus de excelencia internacional, el Campus del Mar, lanzamos tres picosatélites al espacio que nos situaron en el mundo, apostamos por la transferencia de conocimiento y por la internacionalización, apoyamos la especialización y abrimos la Universidad a la sociedad, procurando el cariño de las personas e impregnándonos de el”. Citó como ejemplos de éxito el incremento en el número de matriculaciones en todas las carreras, la presencia en los ránkings estatales e internacionales, “que nos situó entre las mejores universidades del mundo” y el regreso del Pergamiño Vindel, “que nos permitió sentirnos orgullosos de lo nuestro”.?.