Atlántico

VIGO

Último cartucho de la Banda de Gaitas

Constituida en Fundación y declarada de Interés Gallego, ofrecerá este domingo un concierto para captar mecenas que con sus aportaciones den estabilidad a un proyecto que comenzó en 2001

La Banda de Gaitas da Provincia de Pontevedra, durante una de sus actuación.
La Banda de Gaitas da Provincia de Pontevedra, durante una de sus actuación.
Último cartucho de la Banda de Gaitas

“Nos queremos mantener al margen de partidos políticos y buscar una estabilidad que nos permita seguir funcionando”. El director de la Escola de Gaitas e Percusión da Provincia de Pontevedra y de la propia Banda de Gaitas, Hipólito Cabezas, explica así los motivos que les llevaron a constituirse como Fundación primero y lanzarse a la captación de socios después. 
Constituida en el pasado diciembre, cuenta con ocho patronos fundadores: el propio Cabezas, José García Costas, Avelino San Luis ‘Vetero’, Antonio Lijo, Francisco Izquierdo, Corina Porro, Carlos Justo y Juan Vieites. “Ya hemos hablado con varias empresas para abordar distintos patrocinios, preferimos involucrar a muchos socios con pequeñas aportaciones que a uno solo con una gran cantidad”, asegura el director, para quien este es el último cartucho antes de cerrar la escuela: “Es complicado porque la gente no está acostumbrada a pagar por aprender música tradicional”.
Después de depender de la Diputación durante catorce años y pasar los últimos cuatro como asociación independiente, en los últimos ejercicios contó con una subvención anual de la Xunta y con la aportación de los 300 alumnos, repartidos entre la sede del Ifevi, en Vigo y de la de Pontevedra, con quince euros de mensualidades. Hasta el año pasado contaron también con un convenio con la Fundación ENCE. Ahora buscan una masa social que avale su función y les de estabilidad, sin tener que depender de ayudas públicas. “Necesitamos asegurar un mínimo de 30.000 euros para que el proyecto sea viable”, advierte.
Las expectativas no pueden ser mejores. El aforo completo en el teatro García Barbón está asegurado, con lista de espera para las invitaciones. El show pretende mostrar lo que se hace en la Escola. Así, el programa comenzará con la sección de gaitas y percusión a cargo de los alumnos adultos, para continuar con la sección de acordeón y cuerda pulsada, acompañada por la de canto tradicional, para finalizar con la actuación de la Banda de Gaitas da Provincia de Pontevedra.
El objetivo de la Escola, con seis profesores, es enseñar a tocar música tradicional impartiendo clases de lenguaje musical y de instrumento. Cabezas señala que los tres primeros años se centran en piezas sencillas y populares de Galicia, pero en el segundo nivel los repertorios se amplían a otros folklores como el bretón o el búlgaro. 
Mientras en el aula se imparte clase con gaitas tradicionales gallegas, la Banda toca las denominadas marciales o escocesas, aspecto que despierta cierto recelo en algunos sectores, una polémica que para Hipólito Cabezas carece de base: “Comenzó por motivos económicos que llegó a la política, a nivel musical es la misma gaita, con el mismo sonido y hechas en Galicia, la única diferencia es la colocación; al oído no se diferencian, es una cuestión estética”.
Además apunta que el concepto de banda de gaitas es contemporáneo: “Las primeras bandas surgieron en 1977, por lo que no se pueden considerar tradicionales; van acompañadas de percusión y bajos eléctricos y en su repertorio tocan de todo, desde música popular hasta composiciones actuales, nosotros fuimos pioneros en la interpretación de la banda sonora de ‘Juegos de Tronos’ hace cinco años”. Cada alumno de la Escola tiene su gaita, sin embargo, las que tocan en la Banda pertenecen a la ahora Fundación. “Las tenemos todas en un almacén con la temperatura y el nivel de humedad controlados por un sensor, son muy sensibles a los cambios y de variar que lo hagan todas a la vez”.
En su campaña de captación de socios, la Fundación Banda de Gaitas da Provincia de Pontevedra está organizando una cena benéfica en el Club de Campo para septiembre.