Atlántico

VIGO

El tren Vigo-Oporto sigue hacia arriba y creció otro 20% en 2017

El servicio ferroviario roza los 100.000 pasajeros al año y Portugal prevé que en 2019 el viaje dure 90 minutos

Una viajera en la estación de Vigo-Guixar, de donde salen los trenes Celta hacia Oporto.
Una viajera en la estación de Vigo-Guixar, de donde salen los trenes Celta hacia Oporto.
El tren Vigo-Oporto sigue hacia arriba y creció otro 20% en 2017

La cifra de viajeros en los trenes internacionales entre Vigo y Oporto creció en un 19,2 por ciento en el último año, 2017, según los datos de Renfe y la empresa portuguesa Comboios de Portugal, que gestiona el servicio entre las dos ciudades. Un dato que confirma plenamente el éxito de dicho servicio desde que España y Portugal decidió poner un tren directo que hace el recorrido en dos horas y 10 minutos. 
Los trenes Celta, es decir, los servicios internacionales por ferrocarril que conectan España y Portugal gracias a los trenes que unen las ciudades de Vigo y Oporto, trasladaron al cierre del año 2017 un total de 91.600 viajeros frente a los  76.800 del ejercicio anterior. Son cuatro años consecutivos creciendo y cada vez a mayor ritmo.
El Vigo-Oporto movía apenas 30.000 pasajeros en 2013 y estaba a punto de ser cerrado por la empresa portuguesa de ferrocarriles, que lo gestiona debido a su poco uso y altos costes. Ese mismo año un acuerdo impulsado por los alcaldes del Eixo Atlántico permitió una mínima mejora que lo convirtió en directo y con un tiempo competitivo. Más tarde se incluyeron tres paradas intermedias, pero sin incrementarse el tiempo del viaje, en Valença, Viana y Braga-Nine, que añadido a la promoción del transporte en verano, ha pasado de ser un servicio deficiente y sin usuarios a mover cifras importantes, especialmente en verano, con el turismo y los peregrinos a Santiago. En su debe, el accidente mortal de Porriño, todavía sin conclusiones oficiales definitivas sobre las causas (el exceso de velocidad), que pese a todo no ha tenido efectos sobre el servicio. 
En 2014, ya con las mejoras incluidas, movió 56.700 usuarios. En 2015, la cifra creció hasta 72.300 y en 2016 llegó a 76.800, alcanzando ahora los 91.600. Supone un espectacular incremento en el período 2013-1017 del 200 por ciento. Y la previsión es que siga hacia arriba una vez puedan circular los trenes rápidos tipo Alfa Pendular tras culminar la modernización de la vía. Se estima que el recorrido se podrá hacer en 2020 en 90 minutos. Esta semana, además, Portugal apoyó expresamente que España construya la salida sur ferroviaria de Vigo, que permitiría convertir en pasante la estación de Urzaiz y articular la línea Oporto-Coruña.
En la actualidad existen dos servicios diarios por sentido: Vigo-Oporto con salida a las 8.58 horas y llegada a las 10.18 horas y salida a las 19:56 horas; y desde Portugal, Oporto-Vigo, con primera salida a las 8.15 horas y segundo servicio desde las 19.10 horas.
El billete sencillo por trayecto es de 14,95 euros entre Vigo y Oporto mientras que la tarifa de Ida y vuelta  es de 23.90 euros, y ambos se pueden adquirir en los dos países. Los clientes tienen derecho a una indemnización del 25% del precio del billete por hasta 29 minutos de retraso; del 50 por ciento hasta 59 minutos y a partir de una hora, la devolución del 100% del precio del billete.
El tipo de vehículo que realiza estos servicios son trenes diésel compuestos por tres coches de la serie 592 que alcanzan una velocidad aproximada de 120 kilómetros por hora y compuestos por más de 200 plazas (228 asientos). Todos los trenes están ahora equipados con el sistema ASFA Digital, que permite frenar de forma automática y del que carecía la unidad que se siniestró en Porriño. n