La circulación de coches y motos particulares quedaría prohibida una vez finalicen las obras

Tráfico planea que sólo buses y taxis pasen por la Porta do Sol

Ya se puede ver cómo quedará la Porta do Sol cuando finalice toda la operación urbanística. foto: j.v.landin.
El departamento municipal de Tráfico estudia pros y contras de la supresión por completo de la circulación rodada en Porta do Sol, con sola excepción de autobuses y taxis, aprovechando la finalización de las obras, incluidas en el Plan E. Todo apunta a que ya no se permitirá el paso de vehículos privados ni motos al dejarse sólo un carril.
Las obras incluyen una amplia zona comprendida entre el Paseo de Alfonso XII y Porta do Sol, con una inversión de 4,3 millones de euros incluida en el Plan E. Por tanto, la fecha de finalización está próxima, antes de que concluya el año. Pero todavía antes, en cuestión de semanas, los responsables municipales de Tráfico tienen que decidir si se permitirá la circulación rodada, como se había anunciado, o finalmente se optará por una medida más radical, dejando este espacio central de la ciudad sólo para el paso de buses y taxis. Todo apunta a que así será, ya que en la reforma se ha decidido achicar la calzada dejando sólo un carril que se utilizaría en dirección hacia Paseo de Alfonso. El Concello se ha dado un tiempo de reflexión, aunque cuenta a favor con que los conductores llevan meses circulando por otras vías alternativas, por lo que ya no echarán de menos atravesar el ‘epicentro’ de la ciudad. El responsable municipal de Tráfico, el concejal Xulio Calviño, reconoció a este diario que el debate no está cerrado, aunque ya se ha decidido que Policarpo Sanz tenga cuatro carriles una vez se termine el aparcamiento subterráneo y que Porta do Sol tenga uno y otro de servicio. ‘Todavía no hay una decisión firme, estamos valorando las opciones que tenemos pero barajamos dejar sólo taxis y autobuses como primera opción, aunque no hay nada acordado’, admitió el edil de Tráfico.

Hasta el 75% del total

La reforma contempla ampliar el espacio peatonal del 25 al 75 por ciento de la superficie total y está a cargo de la rama nacionalista del gobierno local al tratarse del casco histórico. El BNG también sería partidario de la peatonalización, aunque no se ha pronunciado hasta el momento. De forma oficial todo sigue igual: cuando se abra Porta do Sol tendría circulación rodada en una sola dirección, pero cada vez parece menos probable.

Te puede interesar