Atlántico

VIGO

El tráfico colapsa el entorno de Gran Vía en plena hora punta

La circulación se mantiene estable tras el cierre de carriles, menos en las calles adyacentes

El corte del tráfico en Gran Vía provocó ayer intensos atascos en hora punta en la calle México.
El corte del tráfico en Gran Vía provocó ayer intensos atascos en hora punta en la calle México.
El tráfico colapsa el entorno de Gran Vía en plena hora punta

El segundo día de cortes en Gran Vía se resolvió sin mayores incidentes, excepto en las horas punta, cuando decenas de conductores se vieron atrapados en largas caravanas por las calles México, Urzaiz o Venezuela, vías que se utilizan para una de las rutas alternativas recogidas en el plan de tráfico. La situación de esta última es destacable, ya que a la altura del número 29 se sitúa un semáforo –colocado tras la humanización de Venezuela– que obstaculiza el tráfico, generando un embudo que provoca retenciones hacia Simón Bolívar, la esquina con Ecuador, la calle Doutor Carlos Colmeiro Laforet y el estrecho cruce con Hernán Cortés, por donde se redirige el tráfico desde Urzaiz.
El cierre de cuatro carriles para la instalación del sistema de rampas mecánicas parece no suponer un problema para los vigueses, excepto para aquellos que intentaron aparcar en doble fila y se encontraron inmediatamente con la grúa municipal dispuesta a llevarse sus vehículos para no obstaculizar el tráfico. En el caso del carril de subida en el tramo entre María Berdiales y Venezuela –reservado a servicios de emergencias, residentes, carga y descarga, transporte público y motocicletas– el pasado miércoles se permitió el acceso a todo tipo de vehículos con la intención de implantar su acceso restringido "de forma paulatina", señalaban desde el Concello. Ayer, los agentes de la Policía Local comenzaron a cortar el paso en algunos momentos del día para comenzar su cierre progresivo a casos especiales. Fuera de la hora punta, la circulación por el entorno de Gran Vía se volvió más fluida.