Atlántico

VIGO

Un tiroteo con dos heridos reabre el conflicto entre 'zamoranos' y 'morones'

Buscan a un hermano de Sinaí Giménez, de los "morones", por los disparos al aire en el pabellón de Torneiros donde "zamoranos" celebraban una fiesta de pedida de mano.

Povisa contó con un dispositivo policial ante la presencia de familiares de uno de los heridos.   // Lanfoco
Povisa contó con un dispositivo policial ante la presencia de familiares de uno de los heridos. // Lanfoco
Un tiroteo con dos heridos reabre el conflicto entre 'zamoranos' y 'morones'

 La tensa calma entre los clanes gitanos de los "zamoranos"y los "morones" podría haber roto en la madrugada de ayer cuando, un hombre armado irrumpió en la fiesta de pedida de mano de una joven en el multiusos de Torneiros (POrriño) y disparó seis veces al aire. Los disparos terminaron con dos heridos, alcanzados  por el rebote de los proyectiles que fueron atendidos en hospitales de Vigo. El individuo salió a la carrera del multiusos y huyó en el coche que le esperaba en el exterior.  La Guardia Civil buscaba a la hora del cierre de esta edición al presunto autor de los disparos, que algunos testigos aseguraron que podría ser Juan Paulo Giménez, uno de los hermanos de Sinaí.

Al lugar de los hechos se desplazaron varias dotaciones de la Policía Judicial del Instituto Armado, precintando la zona y buscando pistas y los casquillos de los seis disparos, que según fuentes consultadas, equivalen a un cargador de un arma corta.  Los heridos son una menor de 15 años que fue alcanzada en el pómulo y que tuvo que ser intervenida de urgencia en el hospital Povisa, centro que cuenta con cirujano maxilofacial. El otro, un joven de 18 años, recibió el impacto en el omoplato, desplazándose hacia el hombro, siendo asistido en el Álvaro Cunqueiro, hasta donde llegó en un coche particular y del que salió poco después de la intervención.  La presencia de la menor en Povisa congregó a numerosos familiares en el exterior del centro, donde también se encuentra ingresado uno de los integrantes del clan de los "Morones". Esta situación llevó a la Policía Nacional a desplegar un operativo de seguridad en las inmediaciones del hospital para evitar posibles altercados o enfrentamientos entre miembros de los dos clanes.