Atlántico

VIGO

El tiburón aún es buen negocio

La subasta de todo tipo de escualos supuso 4,5 millones en la lonja del Berbés en 2015

Ejemplares de Quenlla tintorera en la lonja del Berbés, donde se subastan miles de toneladas al año.
Ejemplares de Quenlla tintorera en la lonja del Berbés, donde se subastan miles de toneladas al año.
El tiburón aún es buen negocio

 Aunque ha caído la cifra global de resultados, la pesca y venta de todo tipo de escualos continúa siendo muy rentable para la lonja viguesa, como reflejan los datos de explotación de la Autoridad Portuaria. Los responsables del Puerto vigués han buscado convertir O Berbés en centro de distribución de tiburones para su comercialización en los mercados donde son muy apreciados, sobre todo en Oriente, y lo han conseguido, pese a una clara disminución de las capturas, no así del precio, que se  mantiene al alza. No obstante, fuentes portuarias reconocieron que se trata de un negocio que “no gusta” mostrar porque a menudo produce imágenes que pueden ser malinterpretadas. 
Y eso que en esta pesquería España y Vigo se han mostrado muy claros a la hora de defender que se realice en condiciones adecuadas, evitando la sobreexplotación y asegurando que el animal es transportado íntegro hasta los muelles, y no cortando la aleta y descartando el resto del cuerpo, como se hacía hace años para conseguir mayores beneficios.  La pesca corre a cargo de barcos portugueses. Los datos de 2015 indican que en la lonja del Berbés se subastaron 3.027 toneladas de todo tipo de peces de la familia de los galeiformes, donde se encuentran entre otros el cazón o la Quenlla tintorera, el tiburón azul que es la pieza más capturada, aunque no la de mayor precio. En total, supusieron un valor en el mercado vigués de 4,5 millones de euros, lo que supone, para hacer una comparación, 1,5 millones más que la suma de la comercialización de la raya y el salmón, que apenas llegan a tres millones de euros. 
El precio medio se colocó en 1,5 euros, frente a 1,41 del anterior ejercicio, donde hubo más capturas, alcanzando 4,7 millones de euros. Claro que en 2014 se alcanzaron las 3.300 toneladas, casi 200 más que en 2015. Y esa es la tendencia, a la baja en toneladas movidas, aunque al alza en cuanto a la cotización.
Por especies, el tiburón azul (denominada Quenlla tintorera) es el que suma mayor número de toneladas, con casi 2.600, con un valor total de 3,3 millones de euros. El segundo puesto es para el marrajo, con 204.000 kilos, y cerca de un millón de euros. El cazón, muy apreciado en la gastronomía gallega, supuso otros 107.000 kilos subastados en O Berbés con apenas 93.965 euros de resultados final en lonja. n