Cirque Imaginaire estrenó ayer su último espectáculo en el teatro del García Barbón, donde permanecerá hasta mañana con cinco funciones;su éxito depende en gran medida del trabajo oculto de un grupo de vigueses

“Storm”, delante y detrás del escenario

Los saltos y las acrobacias de los artistas fascinaron al público en el estreno de “Storm” en el teatro del Centro Cultural Novacaixagalicia. foto: landin.
Acrobacias increíbles, trajes de fantasía e iluminación onírica introdujeron ayer al público en un viaje de ensueño, donde todo el mundo del circo entró en las limitaciones de un teatro.
Fue la primera función de las seis que “Storm” tiene previsto hacer en la ciudad: una tormenta de los elementos que cuenta con un elenco de 21 artistas y tres músicos, encabezados por Carlos Salina, Zoe Sabattié y Gabriel Chamé Buendía.
El show dura unas horas. Sin embargo, en el “backstage” llevan trabajando desde el lunes con el nivelado del escenario para preparar el escenario para el montaje que se prolongó desde el martes hasta primera hora de la tarde de ayer. En estos trabajos ocultos, la presencia viguesa toma especial importancia. Así lo ve Reyes Tarancón, responsable de Máquinas: “Sin la ayuda de los trabajadores locales no seríamos capaces de montar y desmontar a tiempo”. Natural de Albacete lleva cinco años en el teatro. Lo que peor lleva es cuando algún elemento amenaza con caer: “La seguridad de los chicos depende de que todos estemos coordinados”.
En su equipo trabajan David, Adrián, Diego y Adrián. Con edades comprendidas entre los 20 y los 25 años. Esperan la llegada de trailers y los descargan en una jornada que dura más de seis horas. Son habituales de los montajes en Novacaixagalicia y tienen asegurada una localidad detrás del escenario. “Este año el que más nos gustó fue ‘el Lago de los cisnes sobre hielo’, pero este parece que tiene muchos saltos”, afirman ayer antes del estreno.
Gina Vázquez es otra asidua a las grandes producciones del García Barbón. “Me encargo de planchar y ayudo en lo que me piden”, comparte camerino con la modista ucraniana de la compañía. En otro espacio, el grafitero coruñés Ras repasa el vestuario: “Son trajes delicados que sufren mucho desgaste durante las funciones”.

Te puede interesar