VIGO

Sorprenden a un ladrón escondido en una caja y tapado con una sábana

En la pasada madrugada se registraron dos tentativas  de robo en sendas viviendas de la ciudad. En uno de los casos los agentes lograron sorprender al presunto ladrón en el lugar de los hechos, mientras que en el otro huyeron sin que pudieran alcanzarlos. 
 

Atlántico  44Uno de los inmuebles donde intentaron robar la pasada noche.
Atlántico 44Uno de los inmuebles donde intentaron robar la pasada noche.
Sorprenden a un ladrón escondido en una caja y tapado con una sábana

El primero de los robos se produjo sobre las diez  media de la  noche del viernes en una vivienda del Camino de A Seara, donde una vecina alertó a la Policía Local de que estaba escuchando ruidos en la casa de arriba cuando sus propietarios se encontraban ausentes.

 
Al lugar se personó una patrulla de la Policía Local que recorrió la casa y comprobó que la puerta no había sido forzada y que el desconocido había accedido por una ventana que se encontraba forzada y con el marco levantado. 


A través de esta ventana pudieron comprobar que el interior de la casa se encontraba completamente revuelto y con cajones por los suelos y que, además, habían hecho grupos de objetos en diferentes puntos de la casa para poder llevarse después el botín. 


Después de una intensa búsqueda, localizaron al individuo escondido en una buhardilla del edificio, donde se había metido en una caja y tapado con una sábana para intentar ocultarse. 


El detenido, identificado como C.M.S., de 21 años y natural de Rumanía, fue detenido y trasladado a las dependencias policiales.
El segundo caso se produjo poco antes de la una y media de la madrugada en una casa de la calle Coutadas, donde una vecina del mismo inmueble escuchó un ruido sospechoso  y al salir al rellano vio a dos encapuchados. Inmediatamente llamó a la Policía Local alertando de lo que pasaba. Pese a la rapidez de la actuación,  al personarse en el lugar ya no encontraron a los presuntos ladrones, que al saberse descubiertos huyeron del edificio. Los agentes encontraron que habían intentado forzar la puerta, usando para ello un puntal para hacer de palanca.