Vigo

Solicitan dos años de prisión por falsificar justificantes médicos para no ir a trabajar

Vigo

Solicitan dos años de prisión por falsificar justificantes médicos para no ir a trabajar

Despedida y en el banquillo. Esas han sido las consecuencias para una joven a la que se empresa acusó de haber falsificado los justificantes médicos sobre la ausencia de varios días al trabajo. Ahora, se enfrenta además a una petición de condena de dos años de cárcel y al pago de unos 4.300 euros, acusada de un presunto delito de falsificación en documento público.
Según el escrito de acusación, la mujer, J. M.R., que trabajaba para una empresa de telefonía, se habría ausentado de dicho trabajo desde el 27 al 30 de diciembre. Para justificar estas ausencias, presentó en la empresa los justificantes de un médico de atención primaria y de un dermatólogo, si bien supuestamente habría modificado los días, incluyendo dos en lugar de uno y modificando la fecha del que habría puesto el otro doctor.

Las sospechas de la empresa, siempre según la acusación, hicieron solicitar ayuda a la Inspección. La inspectora médica de Vigo realizó las comprobaciones con los facultativos resolviendo que las fechas que habían sido aportadas por los médicos no coincidían con las que se plasmaban en los certificados.

La acusada, que quiso contestar a las preguntas del fiscal, negó haber modificado o falsificado los justificantes médicos.


UNA BURDA FALSIFICACIÓN

El fiscal consideró que la falsificación realizada por la acusada fue 'burda', un comentario que fue utilizado por la defensa al asegurar que si fue 'burda, entonces es inocua y por lo tanto no se puede considerar delito'.

La acusación hizo mención a una sentencia del Juzgado de lo Social, tribunal al que la acusada acudió para denunciar su despido como improcedente. Sin embargo, el fallo judicial le da la razón a la empresa y considera procedente dicho despido ya que asegura la falsificación salta a la vista.

Por su parte, la defensa insistió en la inocencia de su clienta, asegurando que fueron esos los papeles que le dieron los médicos, que ni ellos mismos pudieron certificar sin género de dudas que no fuera esa su letra y que, en todo caso, de ser considerada una falsificación, incidió en el calificativo utilizado por el fiscal, de 'burda'.

Comentarios