Atlántico

VIGO

“¡Socorro, ayuda, me han apuñalado!”

La mujer se sentó en este banco mientras esperaba a la ambulancia.
La mujer se sentó en este banco mientras esperaba a la ambulancia.
“¡Socorro, ayuda, me han apuñalado!”
El reguero de sangre que dejó la víctima desde que salió de su casa hasta llegar al portal era visible horas después. Había manchas por las escaleras, en los interruptores de la luz y en la barandilla. Un vecino del primero estaba dormido y escuchó los gritos :“¡Socorro, ayuda, me han apuñalado, llamen a la Policía, una ambulancia!” Según explicaba ayer, cuando bajó a la calle, vio cómo detenían a un hombre y una mujer estaba sangrando con la mano en el abdomen sentada en un banco. Afirmó que la pareja vivía en el edificio desde hacía más o menos un año, pero apenas les conocía. También desde el edificio del al lado se escucharon los gritos de la mujer, “me asomé a la ventana y la vi sangrando” explicaba otra vecina.