En Semana Santa

1.de penitencia.
Es un decir propio de estos días de Semana Santa, lo de estar de penitencia y lejos de ser algo literal acaba por convertirse en literario. Y en este ambiente religioso nos topamos con varias caras conocidas participando en las escasas procesiones que Vigo celebra. En Bouzas, por ejemplo, ya es habitual que el Jueves Santo, algún miembro de la corporación municipal, concretamente del PP, presida junto al sacerdote la comitiva de la Virgen. Si años anteriores habíamos visto a Jorge Conde o Marián García, en esta ocasión, le tocó el turno a Alexia Alonso, la concejala más joven y una de las de reciente incorporación (apenas tres meses). De hecho, hace muy poquito que se estrenó en un pleno, concretamente el pasado 26 de marzo, y lo hizo con un estilo propio que no pasó inadvertido. Para que se hagan una idea, aseguró que rechazaba una enmienda del BNG porque 'era muy light'.


2.RECHAZADO.

Otro tipo de penitencia tuvo que soportar ayer el alcalde de Vigo, muy poco acostumbrado a que los demás se nieguen a cumplir sus deseos. Pero por fortuna como no está el mundo hecho únicamente de palmeros, a veces pasa y ayer, pasó. Ocurrió durante el concierto en la calle de la Sibelius Folk Big Band, un grupo finlandés. Además de tocar, algunos miembros animaban el concierto bailando y el regidor, que siempre que puede aprovecha para echarse un dancing, hizo lo propio. Lo que no se esperaba él es que la partenaire le negara cuando éste trató de congratularse con los típicos dos besos de rigor. No hubo manera, ella, simplemente lo rechazó. Osada joven.


3.SUENA QUE TE SUENA.

Las agendas políticas se aprovecharon esta semana al máximo. Hasta el último día, hubo convocatorias de prensa, de las que aún tengo algo que rescatar para contarles. Por ejemplo, en la ofrecida por el BNG, concretamente por la diputada Olaia Fernández Davila y el concejal Santiago Domínguez, sucedió que en mitad de la oratoria un móvil comenzó a sonar. Todos los periodistas comprobaron sus aparatos sin éxito y el teléfono seguía sonando y sonando hasta que se cansó. El misterio quedó resuelto cuando Olaia se levantó y acudió a una sala anexa donde había dejado su teléfono, para apagarlo. No me cansaré de repetirlo, cuidado con los teléfonos móviles.


4.A LA SEGUNDA...

Y no hace falta que llegue la tercera para que llegue la vencida. Les explico. Si en la televisión cuando hay algún lapsus se le echa la culpa al directo, en prensa pocas excusas podemos. Así que no voy a dar ninguna, sino que voy a repetirme pero moviendo la fotografía hacia la derecha. Es sobre la presencia en la pasada Reconquista de la mitad de Cómplices, María Monsonís. En la imagen efectivamente se podía ver a Morocha, Carmen y Loreto, sus acompañantes, pero no a las otras dos que la completaban, la propia María y Rosa. Y, para que vean que no miento, aquí va de nuevo la fotografía, esta vez hacia la derecha, por si había alguna duda y por si algún incrédulo seguía pensado mal, que me consta que alguno hubo.

Te puede interesar