Atlántico

VIGO

La Selectividad más vigilada

2.519 alumnos se examinan en Vigo con  los detectores de frecuencia de protagonistas. El rector vigués se suma a la petición de unificar la prueba.

Los descansos en los pasillos, aprovechados para charlar o para repasar. Al lado, los alumnos del aula / de la Facultad de Económicas, minutos antes de comenzar el examen de Historia.
Los descansos en los pasillos, aprovechados para charlar o para repasar. Al lado, los alumnos del aula / de la Facultad de Económicas, minutos antes de comenzar el examen de Historia.
La Selectividad más vigilada

 Los exámenes de Selectividad de este año se celebran con carteles que apelan a la ética de los alumnos y con tecnología para detectar móviles encendidos u otros dispositivos que puedan recibir datos desde el exterior. En el Campus de Vigo se hizo un recorrido por todas las aulas y se detectaron algunos móviles encendidos en las mochilas, posiblemente por despiste y sin consecuencias. Los profesores reconocen que dos personas para vigilar un aula de 90 alumnos no es suficiente y hace falta tecnología.

La otra gran novedad fue en realidad una anécdota que se registró por la tarde en Lingua Galega e Literatura II y que provocó un retraso de un cuarto de hora en los exámenes de toda Galicia. Al parecer, se abrió antes de tiempo en una comisión de Ourense, por lo que fue necesario echar mano del examen de refuerzo e imprimir las copias necesarias para entregarlas a la vez a todos los alumnos gallegos. Al margen de esto, a primera hora de la mañana predominaban los nervios porque los alumnos se juegan todo a una carta y porque en muchos casos deben alcanzar la nota de corte de la carrera deseada. Tras el primer examen llega la confianza y es que en Selectividad suele caer siempre lo mismo. “La Fundación” o “La Verdad sobre el caso Savolta”, comentarios de texto con temas de actualidad cantados como la violencia de género y otro sobre el odio a las minorías. En Historia cayó desde el Neolótico a la II República. En los pasillos de la Facultad de Económicas había ayer profesores y padres, estos  últimos en el papel de sufridores, sobre todo cuando sus hijos eligen carreras con notas de corte altas. Los docentes reconocen que 2º de Bachillerato es un curso duro por la cantidad de contenidos y por la “espada de Damocles” de la Selectividad. El debate se centra este año en si debe haber un examen igual para toda España, una propuesta con defensores y detractores. Coinciden en que se marquen unas pautas comunes a toda España, pero mientras unos creen que compiten con autonomías con exámenes más fáciles o con menos materia, para otros es suficiente con que el examen se adecúe a lo que han estudiado y apuntan que los resultados son mejores en comunidades distintas cada año.