Sanidad

Sanitarios del área viguesa sufrieron 150 agresiones el año pasado

Los representantes de los trabajadores se concentraron a las puertas de Urgencias.
photo_camera Los representantes de los trabajadores se concentraron a las puertas de Urgencias.
Reclaman a la Administración una condena pública de estos hechos y que aplique medidas disuasorias. Los sindicatos creen que de fondo se debe a la falta de personal

Trabajadores del área sanitaria de Vigo se concentraron ayer ante las Urgencias del Cunqueiro para reclamar soluciones ante las continuas agresiones que sufre el personal por parte de pacientes y también familiares.

Cada dos días se comunica una agresión en los centros sanitarios. Son solo las que se notifican a nivel interno, pero se sabe que hay muchas más, entre ellas insultos y daños al mobiliario, pero no trascienden. El año pasado se comunicaron unas 150 agresiones, en su mayoría verbales, y más de la mitad tuvieron como víctimas a las enfermeras.

Los puntos calientes son los centros de salud, los servicios de Urgencias y el área de Psiquiatría.

La junta de personal decidió movilizarse para hacer visible un problema que va en aumento y tras la agresión que sufrió un enfermero de Urgencias hace unas semanas cuando un paciente llegó incluso a pisarle la cabeza. Los trabajadores lamentan que no se produjese una condena pública de estos hechos por parte de la Administración y creen que esto ayudaría a concienciar a la población. Otra de las medidas disuasorias que plantean es que los centros de salud recuerden los deberes de los usuarios, entre ellos recordar que las agresiones pueden suponer penas de cárcel porque los sanitarios se consideran “autoridad”. Consideran que el problema de fondo es la falta de personal. “Por eso una cita con el médico de Primaria puede tardar 20 días o un mes cuando antes te atendían de un día para otro, o puedes estar horas en Urgencias. Esta situación la pagamos los trabajadores”, explica la presidenta de la junta de personal, Pilar Rodríguez. “La falta de personal es crónica, no se hace lo suficiente por estabilizar”, concluye.

 

Te puede interesar