Atlántico

VERANO

Rodeira, la playa más versátil de O Morrazo

Un paseo de madera, carril bici, clases de windsurf y terrazas a pie de playa. El arenal de Cangas se adapta a todos los gustos
La playa de Rodeira, en el centro de Cangas, se encontraba ayer así de llena de veraneantes.
La playa de Rodeira, en el centro de Cangas, se encontraba ayer así de llena de veraneantes.
Rodeira, la playa más versátil de O Morrazo
nnn Cangas ofrece la posibilidad de disfrutar de una playa con todos las comodidades sin renunciar a las vistas a la Ría de Vigo. 
Rodeira, galardonada con la Bandera Azul, es una playa de un kilómetro de largo en pleno centro urbano. Esto pemirte que, cerca del arenal, los usuarios encuentren todos los servicios que necesitan para pasar las vacaciones de verano. Supermercados, farmacias, cafeterías y hasta floristerias o colegios, se pueden localizar a pocos metros del arenal.
Varios hostales, como el Hotel Playa, El Refugio del Mar o los apartamentos Rodeimar, acogen a multitud de turistas que deciden llegar hasta Cangas para disfrutar de la estación estival. Es el caso de Eugenio, de Santiago de Compostela, quien comenta que todos los veranos viene con su familia unos días a las Rías Baixas. 
La playa de Rodeira se caracteriza por su versatilidad y, por lo tanto, acoger a un público heterogéneo. Hasta este arenal llegan desde los más pequeños de la familia para realizar las actividades de los campamentos urbanos hasta señores y señoras que disfrutan de las vistas mientras hacen sus paseos matutinos con los vecinos. 
Para los más deportistas también hay hueco ya que, en la playa de Cangas, el Concello instaló pistas de voleibol, de baloncesto y un campo de fútbol. Además, el Club Náutico imparte clases de windsurf entre otros deportes acuáticos como kayak o paddel surf. 
Un carril bici, así como un transitado paseo de madera, recorre la playa. "Por la mañana fuimos a correr por el paseo y ahora hemos bajado hasta la playa para bañarnos", comenta Sergio, que veranea con su grupo de amigos en Cangas. 
Rodeira cuenta con diversos restaurantes y terrazas como la de la cafetería El Chalet, a pie de playa. La Jaima de Rodeira, un veraniego chiringuito, ameniza con música la estancia a los usuarios del arenal. En sus mesas blancas hechas a base de palets de madera acoge a todas aquellas personas que deciden disfrutar de la playa desde otra perspectiva. 
Además, Cangas ofrece la posibilidad de realizar comidas y picnics al aire libre ya que, en la zona verde próxima al paseo, se encuentran varias mesas con bancos.
 Estas facilidades hacen que Rodeira sea una playa idónea para familias y niños. "Tiene todos los servicios y está muy bien ubicada porque está al lado del Centro Histórico", asegura Eugenio. De hecho, para los amantes de la historia del arte también esta pensada esta zona ya que la ex-colegiata de Santiago de Cangas, del siglo XVI, representa el estilo arquitectónico renacentista de Galicia. 
Los usarios de la playa urbana destacan del arenal los muchos servicios que tiene: socorristas, duchas y fuentes de agua potable, así como baños públicos. El buen acceso es otro de los factores a destacar de Rodeira ya que varias rampas y pasarelas facilitan el desplazamiento a las personas con movilidad reducida. 
Sin embargo, lo especial de Rodeira se encuentra en la capacidad de saber combinar estas comodidades con un paisaje natural y cuidado de la Ría de Vigo. Además, la playa de Cangas mantiene limpia la zona y el agua que, a pesar de su baja temperatura, se caracteriza por su claridad. "La playa tiene unas vistas muy bonitas y el agua está siempre muy limpia", añade Susana, usuaria de Rodeira. 
A pesar de las nuevas construcciones realizadas a demanda del turismo, la playa de Rodeira tuvo un pasado. Los locales cuentan que, en las orillas de la playa, se reunían mujeres para realizar ritos de brujería. n