Roberto Rodríguez, strongman vigués: “Puedo gastar hasta 800 euros al mes en comida”

Roberto alza el trofeo de campeón de la Liga Nacional de Fuerza.
photo_camera Roberto alza el trofeo de campeón de la Liga Nacional de Fuerza.
"En el ensayo ya batí el récord Guinness con facilidad y seguí hasta romper 39 sandías en un minuto", explica Roberto Rodríguez, que ha conseguido un récord Guinness por partir sandías con la mano

Roberto Rodríguez (Vigo,1990) es catalogado como uno de los hombres más fuertes de España. Con un top 5 en la liga mundial, emigró a Fuerteventura para encontrar facilidades y poder vivir del deporte extremo del strongman, que consiste en mover o levantar objetos muy pesados en una demostración de fuerza bruta. Ostenta el récord Guinness de partir sandías con la mano, con nada menos que 39 en un minuto.

 

¿Cómo empezó su nueva aventura en las islas Canarias?

El ayuntamiento me ayuda muchísimo y me pone muchas facilidades, como exhibiciones o pruebas. En Vigo no tuve nada de colaboración y lo intenté hasta en dos ocasiones. Además, tienes que tener un trabajo que te permita compaginarlo con los duros entrenamientos y con ir a las competiciones. Digamos que desde que caí aquí, de casualidad porque mi pareja tiene una casa, estoy muy contento con el trato. 

 

¿Es un deporte difícil de compaginar con la vida?

Se necesitan muchas ayudas porque es un deporte muy caro. Yo me puedo gastar durante un mes en comida sobre 800 euros, más luego los viajes que realices. Creo que no está valorado como debe. Solo hay empresas que te patrocinan y para ello tienes que vender su producto. Y yo no quiero eso. Soy deportista, no instagramer. A España le quedan como 30 años para acercarse a lo que ahora es Inglaterra, que llena estadios con 10.000 espectadores. 

 

Hace un año batió el récord Guinness de partir sandías con la mano. ¿Cómo se gestó?

Fue televisado y todo en Italia. El organizador del campeonato de strogman, además, realizaba diferentes eventos llamativos, y pensó en mí para batir este récord. Eran 25 sandías en un minuto. En los ensayos, ya lo había hecho en 40 segundos y fue sencillo. Entonces ya seguí hasta marcar las 39. 

 

Se rumoreaba que podría regresar a la Liga Nacional de Fuerza (cuenta ya con 5 títulos).

Estuve cerca de regresar, pero con el tema de la mudanza, al final lo retrasé. Posiblemente lo haga para el próximo año, aunque me quiero centrar más en el culturismo y en la lucha canaria con el Club de Lucha Saladar de Jandía, que es donde estoy. Con mi nuevo preparador, aunque llevo poco tiempo, ya noto muchos cambios. Me veo más estilizado, más ágil. 

 

 ¿Cómo empezó en este mundo?

Siempre fui un niño de constitución fuerte. Con 14 años iba al gimnasio y con 15-16 podía levantar unos 40 kilos con facilidad, lo mismo que hacían los demás adultos. Luego, entré un poco de rebote en el strongman porque mi padre me llevó a una competición, y yo de aquellas ya era un chaval que hacía mucho deporte y muy lanzado. Me gustaba probar cosas nuevas. Y gané. 

 

Para ello, la rutina de entrenamiento y alimentación es importante.

Como seis veces al día, cada dos o tres horas. Y luego hacía entrenos extremos de 3-4 horas unos 4-5 días a la semana. Todo ello era más duro que una competición, porque si tienes que hacer un arrastre de camión, en el entreno lo hacen 8 veces. Y acabas agotado. Ahora, con el culturismo, entreno 6 dias a la semana pero una hora, por lo tanto cuando acabo aún tengo energía, cosa que antes no pasaba. 

 

¿Cuáles son sus próximos objetivos?

Ahora me lo tomo más con calma, porque había cosas que no podía hacer, como pasear por la calle sin tener que sentarme. Antes había eventos donde te rompías el menisco y seguías en la competición. No se paraba nunca.

Te puede interesar