Atlántico

OLGA ALONSO, NÚMERO 1 DEL PSOE AL CONGRESO POR LA PROVINCIA DE PONTEVEDRA

“El ritmo de trabajo de aquí hay que llevarlo a Madrid y pensar qué es bueno para las personas”

Olga Alonso (Cotobade, 1962) encabeza la lista del PSOE al Congreso por la provincia de Pontevedra. Sindicalista en UGT, pedagoga y maestra en el CEIP de Friáns, en Teis, cambió las aulas por la concejalía de Educación en Vigo y ahora da el salto a Madrid. Madre de dos veinteañeras, vive con intensidad la campaña electoral y afronta con ilusión el tramo final.

Olga Alonso, ayer, durante un acto de la campaña electoral.
Olga Alonso, ayer, durante un acto de la campaña electoral.
“El ritmo de trabajo de aquí hay que llevarlo a Madrid y pensar qué es bueno para las personas”

Después de los debates entre los candidatos a presidente, ¿cómo cree quedaron las opciones de Pedro Sánchez?
Muy bien. Sigue habiendo muy buenas expectativas. Estamos trabajando con mucha ilusión.

¿En qué se puede beneficiar a Vigo desde el Gobierno de Madrid?
En muchas cosas, tal y como se ha visto en los últimos meses. Gracias al cambio de Gobierno se han iniciado asuntos que estaban parados. El Gobierno socialista ha sido capaz de poner en marcha infraestructuras, pero también aspectos culturales con resultado de otra forma de entender la política.
La cesión de competencias a la Xunta en la gestión de la AP-9 es uno de los compromisos en programas electorales de distintos partidos, que nunca llega a materializarse,

¿Qué se necesita para que sea realidad?
Hay que buscar la forma de reivindicarlo y ponerlo de manifiesto. Nosotros vamos más allá y pedimos la transformación de un tramo urbano en su paso por Teis; es un beneficio para la propia ciudad y facilita la comunicación de los vecinos. Serviría, al igual que en otras ciudades, como una vía de circunvalación.

¿Y cuál será la postura del PSOE en Madrid con respecto a Peinador?
El aeropuerto es importantísimo y tiene que seguir creciendo. Ahora ya forma parte de la oferta del Imserso, porque no tenía lógica que desde la ciudad que más aporta, los jubilados tuvieran que desplazarse por sus propios medios a Pontevedra y de allí al punto de partida. Pero aún así se necesita más. Es un aeropuerto de comunicación empresarial y hay que fomentar las conexiones. Tiene que dar el servicio de lo que se demanda.

La renovación de la concesión de Ence en la Ría de Pontevedra se ha colado en la campaña. ¿Cuál es su postura como candidata por la provincia?
Es normal que se cuele. Hay una convocatoria para sentarse a hablar. Es difícil compaginarlos intereses: Es importante la industria y el empleo, pero también el respeto por el medio ambiente. Hay que pensar en el futuro y al mismo tiempo cumplir con las expectativas de ahora.

En un posible Gobierno de Pedro Sánchéz, ¿qué peso tendría Galicia y concretamente esta provincia?
No les queda más remedio que tenernos en cuenta porque vamos a estar allí. Con respecto a Galicia, ya tenía peso, porque el alcalde (Abel Caballero) tuvo voz directa con el Gobierno y lo demostró, pero también necesitamos que esa voz gallega sea femenina y nosotros somos cuatro mujeres como cabeza de las listas en Galicia. Todas somos plenamente conscientes de lo que vamos a hacer, reivindicaremos las necesidades de nuestro territorio, pero también trabajaremos por una gestión social y de mejoras para los ciudadanos, sin olvidar de donde provenimos y nosotros es de Galicia.

Llega a Madrid desde la política municipal, ¿qué lleva en la maleta?
Llevo muchas cosas, desde una gran experiencia a nivel personal a un bagaje por todo el trabajo que se hizo en la ciudad, por una forma de trabajar y entender lo que es la política como un servicio a la ciudadanía. Lo que destaco de mi paso por el Concello es un grupo genial, del que me siento orgullosa, y sobre todo, me quedo con esa visión por parte del alcalde de lo que es importante. El ritmo de trabajo de aquí es el que tenemos que llevar a Madrid y pensar lo qué es bueno para las personas.

Comienza el tramo final de la campaña, ¿cuál es su balance personal?
Me encanta la campaña, vivir la motivación y estar en la calle. Estoy muy animada porque aunque la campaña finaliza ya comienza otra, la municipal. Ahí estaremos, porque yo aunque esté en Madrid esta es mi ciudad y seguiré aquí. En realidad no es muy diferente a lo que hacemos habitualmente, estamos con la gente, escuchando lo que tienen que decir, aunque en mi caso hay alguna foto más. Me gustó los primeros contactos con los colectivos, con los que volveré a reunirme.

¿Qué le transmite la gente?
Hay ilusión. A diferencia de otras campañas, la gente se acerca con una sonrisa en la cara, da una dimensión de lo que quiere.