Sector menguante

Reparaciones a la baja en Vigo: “A la gente no le compensa”

Las televisiones que se reparan son las de gama más alta.
photo_camera Las televisiones que se reparan son las de gama más alta.
El sector cae a niveles mínimos. En Vigo hace 20 años eran más de 60 talleres de TV y vídeo y hoy quedan sólo unos pocos con personal y les cuesta encontrar trabajadores

Las administraciones se gastan cada año importantes recursos en extender el reciclaje y la reutilización, así como la economía circular, pero la realidad va por otros derroteros. Lo cierto es que cada vez se repara menos. “A la gente no le compensa reparar” porque “se fabrica económico, pero los repuestos son caros”.

Quien así se expresa es Antonio Iglesias García, presidente de la Asociación de Servicios de Asistencia Técnica de Galicia, que cuenta con su propio taller de reparación en la calle Barcelona. Explica que  “la ley de garantías obliga a tener repuestos 10 años, pero están desorbitados”.

La asociación tiene 54 empresas, pero lo cierto es que es un sector menguante. “Ya casi no quedan servicios técnicos y además no hay personal cualificado para reparar, porque ese tipo de electrónica de consumo ya no se da en los centros educativos, quedamos muy pocos técnicos”, señala Antonio Iglesias. “En Vigo hace 20 años éramos más de 60 talleres de TV y vídeo y ahora no llegamos a diez los que tienen personal trabajando con talleres, el resto son autónomos y algunos trabajan desde casa para ahorrar costes, que son muy altos, alquileres, seguridad social o la ley de protección de datos”.

Reparación de alta gama

Desde su empresa, Electrónica TAS, Antonio Iglesias García explica que “lo que se repara es el producto de alta gama, como televisiones más grandes, porque tienen un valor añadido. Pero los televisores normales de 32 o 47 pulgadas se tiran, porque las reparaciones van a estar muy próximas al precio del aparato”, a lo que suma que “una reparación la pagas al contado y en el comercio la compra la puedes financiar”. A ello suma que “en la electrónica de consumo se cambia más. Ahora las televisiones traen internet y les pasa como a los teléfonos, que quieres una mejor porque tiene más prestaciones y algunas aplicaciones ya no funcionan, así que se valora comprar una tele más grande y con más prestaciones”.

También apunta que “la gente mayor es más conservadora y los jóvenes compran económico por internet, aunque luego tienen problemas, porque no tiene garantías o llega la pantalla rota y no se hace cargo nadie”.

En el caso de electrodomésticos de gama blanca (los que tienen que ver con la cocina) “sí se reparan lavadoras y secadoras, porque no es una compra compulsiva, requiere de pensar y de una instalación. Además, es el electrodoméstico que tienes en casa y se repara más”, precisa Antonio Iglesias.

En Electrónica Camelias coincide que televisiones y equipos de sonido que tienen unos años se reparan “porque tienen buena calidad, hay una tendencia hacia eso. También las cámaras de fotos, aunque no las de vídeo, que quedó más desplazada por los móviles”, precisa.

Señala que “En el último año se nota cierto tipo de clientes que tienen interés en recuperar o mantener equipos electrónicos,  no de forma masiva pero sí pequeña tendencia”.
Por otro lado, Ángel Misa trabaja en una empresa de reparaciones que tiene más de medio siglo en Vigo, y señala que “ahora trabajamos más para empresas, los clientes de calle son una base mínima”, cuando hace unos años el 80% de sus clientes era el de calle, que entraba en la tienda.

La UE legisla por el derecho a reparar

El Parlamento Europeo aprobó hace unas semanas reforzar el derecho a reparar de los consumidores. Las medidas aclaran las obligaciones de los fabricantes a reparar los bienes y anima a los consumidores a prolongar el ciclo de vida de los productos mediante la reparación.

La nueva normativa garantiza que los fabricantes presten servicios de reparación oportunos y rentables e informen a los consumidores sobre su derecho a la reparación. La garantía legal de los bienes reparados podrá ampliarse un año más.

Una vez expirada la garantía legal, el fabricante seguirá obligado a reparar productos domésticos comunes, técnicamente reparables según la legislación de la UE, como lavadoras, aspiradoras e incluso teléfonos inteligentes. 

Para facilitar la reparación se creará una plataforma europea en línea con secciones nacionales para ayudar a los consumidores a encontrar fácilmente talleres de reparación locales, vendedores de productos reacondicionados, compradores de artículos defectuosos o iniciativas de reparación comunitarias.

Quieren así reforzar el mercado de la reparación en la UE y para ello los fabricantes tendrán que poner a disposición piezas de recambio y herramientas a un precio razonable.

Te puede interesar