Vigo

Reivindicación social bajo el tinte violeta

Vigo

DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Reivindicación social bajo el tinte violeta

Más de 2.000 alumnos de distintos centros de la ciudad formaron un tapiz humano a modo de lona violeta para proteger “simbólicamente” a las víctimas de violencia de género.
photo_cameraMás de 2.000 alumnos de distintos centros de la ciudad formaron un tapiz humano a modo de lona violeta para proteger “simbólicamente” a las víctimas de violencia de género.

Arte y protesta se unieron para exigir el fin del maltrato y de la muerte de mujeres con actividades a lo largo de  todo el      día en la Farola deUrzaiz

Los gritos y las risas de los adolescentes por la mañana contrataron con las consignas proclamadas por los manifestantes por la tarde. A distintas horas, pero en un mismo lugar, todos coincidieron para  exigir el fin de la violencia contra la mujer, del matrato de género y del feminicidio.
Más de 2.000 estudiantes de 41 centros escolares de la ciudad participaron en la campaña “Enlaza Vigo”. Con el tráfico cortado en la confluencia de Colón y Urzaiz, ocuparon la calzada para crear un gran tapiz humano de color violeta, la tonalidad contra el maltrato. Durante dos horas desarrollaron en el entorno del Marco actividades a favor de la igualdad como conclusión al trabajo desarrollado en las últimas jornadas en las clases. Pancartas realizadas por los alumnos muestran sus diseños creativos desde hace días en Príncipe. “Cal será a bágoa que colme o vaso?”, se preguntan desde el instituto Rosais II; el centro Possumus apunta “Dor intensa que acompaña tanto medo de quererte”. Los alumnos de Losada animan a las víctimas con un eslogan: “Sonríe, no más lágrimas, que no te corten las alas”. Maristas, Alba o María Inmaculada fueron otros de los colegios participantes con los mensajes “Educando seremos capaces de para la violencia”; “Xuntos somos máis fortes, di non á violencia de xénero” y “Agora é a miña oportunidade de brillar; da túa febilidade nace a miña fortaleza”.
Unos paneles sobre la violencia sexual en la adolescencia completaron los modelos de comportamiento en igualdad y respeto que ayer se les trasmitieron a los jóvenes.
Raquel Doval, en representación del Consello da Muller, hizo lectura del manifiesto oficial por el 25 N: “Gritar bien alto que no sois cómplices de la violencia de género” y avisó que muchas veces se confundía con bromas, pero estas no hacen gracia. Doval recomendó a las jóvenes que se vean amenazadas a contar con los que les rodean, “los que os quieren, los que no os juzgan, porque entre todos somos capaces de detener la violencia de género”.
Los estudiantes finalizaron su intervención con un minuto de silencio en memoria de todas la víctimas mortales. El bullicio dio paso a un mutismo respetuoso. Ni ruido de coches, ni palabras, solo a lo lejos se dejaba oír algún sonido.
Por la tarde, tomaron el relevo los adultos. Primero, la artista Carme Nogueira reinterpretó  el legado feminista de los años 70 en Estados Unidos. Invitada por la Diputación provincial, su performance dio paso a la manifestación convocada por la Marcha Mundial das Mulleres. Bajo el lema “Paremos o feminicidio”, en la lectura del manifiesto, declararon que “queremos que toda la sociedad entienda que es nuestra vida la que está en peligro; que no le pertenecemos a nadie y que no vamos a quedar calladas”. Avisaron que “non llegan los minutos de silencio; no llegan las medidas penales,  que necesitan de compromisos y recursos; no llegan los presupuestos que se destinan a la protección e recuperación de las víctimas; pero sobre todo, no llegan las actuaciones y recursos para erradicar el machismo”.
Acciones artísticas de denuncia conmemoraron el 25 N en distintos puntos de la ciudad, como el cementerio de víctimas de la Avenida de Castelao.n